Subir

CINCUENTA AÑOS DE RELACIONES ENTRE CHILE Y COREA DEL SUR. Verónica Neghme


La visita del Presidente de Corea del Sur, Lee Myun-bak a Chile este mes de junio, coincide con el año de las celebraciones de los cincuenta años de relaciones entre Chile y Corea del Sur, las que se establecieron en abril de 1962, aún cuando ya había contactos desde 1949. Cincuenta años de relaciones es importante para ambos países, porque la relación Chile-Corea ha ido evolucionando y creciendo vertiginosamente, a la par con los cambios internos en cada país y con el contexto internacional. Al comienzo era una relación de incipiente intercambio comercial, en donde Chile exportaba materias primas a Corea del Sur. A partir de la década de los años noventa, Corea va consolidando su proceso político interno, líder en TI, en la fabricación de buques, en ciencias duras, en el desarrollo de energías renovables y en otras materias necesarias para nuestro desarrollo y competitividad. La audacia y la rapidez con que Corea del Sur se fue transformando en una potencia media, respetable (15 ª en el mundo), es digna de admiración y ahora exporta bienes más innovadores y sofisticados.
Corea del Sur, ha ido diseñando su política exterior a la par con el contexto global, abriendo su economía, insertándose en la globalización, diversificando sus exportaciones e incentivando la cooperación regional. No fue por azar que Corea del Sur escogiera a Chile como el primer país en negociar y firmar un Tratado de libre Comercio en 2004. Ya había afinidades entre ambos, procesos democráticos y apertura de las economías. No me equivoco en interpretar que Corea del Sur vio a Chile como un país con experiencia en la liberalización económica con expertise en negociar y firmar TLC’S. Se ha destacado mucho que para Corea del Sur el TLC con Chile fue el primero que firmó con un país del mundo, pequeño, pero estable y con experiencia en esta materia; y el primer acuerdo transpacífico. Sería Chile, por lo tanto, una suerte de experiencia para proseguir, como lo ha hecho Corea, firmando otros Tratados de libre comercio. Aún cuando recordamos que la negociación fue larga, el resultado en materia de comercio exterior ha sido exitoso en términos de un notable incremento de las exportaciones. Entre 2004 y 2012, el comercio de bienes creció en más de cuatro veces, alcanzando US$ 7.300 millones y también el número de productos exportados a más de 25 en 2010, aún cuando el fuerte se encuentra en la exportación de cobre. Es claro que Chile requiere diversificar su oferta exportable y para ello, entre otras cosas, sería altamente conveniente profundizar el TLC actual, acelerando el cronograma de desgravación arancelaria y/o incluyendo nuevos productos en el TLC. Chile desearía exportar más productos agroindustriales, forestales, industriales, agrícolas a Corea, y que se levantaran los permisos especiales para exportar determinados productos no cobre.
Otro aspecto relevante es que Corea invierta más en Chile, como lo establece el TLC. Nuestro país es muy abierto en inversiones, otorga un trato no discriminatorio a la inversión extranjera y ofrece a los empresarios coreanos una plataforma estable para ingresar a un mercado ampliado. Corea ha estado incursionando en materia de inversiones en la región desde hace poco y en Chile, la cifra es baja (US$ 320 millones), en minería y energía. Chile ve a Corea como un socio obvio en desarrollar el combinado de litio en nuestro país. Existe interés por la parte coreana para invertir en infraestructura, y en energías renovables (mareomotriz, eólica, solar, etc). Corea se proyecta como un país que promueve las energías verdes como parte de su contribución al crecimiento sustentable en el mundo. Es claro que ha llegado el momento de profundizar estos lazos más allá del comercio exterior y la voluntad política existe por ambos lados, resultando positivos los encuentros entre los Presidentes respectivos. Pero también es necesario profundizar en la cultura coreana, en su identidad y viciversa. ¿Cómo se logra? Con respeto, empatía, conocimiento de la historia, estudio de las lenguas. En Corea existe un interés creciente por conocer América Latina, aunque no tienen clara su diversidad. Chile debe ser dado a conocer en Corea más allá de los productos. En esto ayudan los intercambios académicos y estudiantiles, ojalá un posible establecimiento de una “ working Holiday Visa”, positivo para los jóvenes, que son más audaces en conocer otras culturas. El avance de las relaciones hacia un estado más integral, es un esfuerzo por ambos lados, y tras cincuenta años de vínculos, el encuentro de los presidentes Piñera y Lee, parece ser el momento propicio para profundizar y diversificar estas relaciones.
Verónica Neghme Echeverría
Directora Ejecutiva
Instituto de Estudios el Pacífico y del Indico
UGM
Publicado en El Mercurio, 22 Junio 2012

Share Button