Subir

33 ALMAS Y UNA ESPERANZA

Imagen 20

Columna escrita por el profesor de la UGM, Patricio Reyes y publicada por el diario Estrategia, este miércoles 25 de agosto.

Muchos días han pasado desde que 33 personas quedaron bajo tierra, llevadas por una necesidad de trabajo, una familia que alimentar o una herencia de vida que continuar, como es frecuente en la minería. Ya sabemos felizmente que están todos vivos,

estos seres humanos que han captado la preocupación de Chile y el mundo, bajo un cerro que no entendíamos si los protegía de algo peor o los sepultaba para siempre. Esta gran noticia ha sanado en parte importante las heridas de familias completas, de un pueblo entero que, con y sin oraciones, clamó por su sobrevivencia, no obstante las limitadas expectativas de su situación.

El sentimiento de impotencia que nos envolvió ante esta tragedia logró construir un puente que unió a los de cualquier sector político y tanto las autoridades de gobierno como representantes de la oposición, se juntaron en un punto de acción solidaria para ayudar, dar consuelo y lograr que familiares y amigos de los mineros no sucumbieran ante el profundo dolor causado por un accidente que, según muchos, pudo prevenirse y evitarse.

Cuánto tiempo, en esta misma columna, hemos hablado de los “valores humanos”, que en este caso parece que renacieron fortalecidos, aunque lamentablemente fue necesaria una desgracia para que eso ocurriera. Ojalá en Chile se afiancen más aún valores como el respeto, la responsabilidad, la dignidad, la ética, el espíritu de servicio, entre otros, para que nuestra sociedad logre una cultura sólida basada en ellos como ingredientes para enriquecer algunos estilos de liderazgo que hoy en día imperan.

Saber que los 33 mineros están vivos nos alegra profundamente, nos hace volver el alma al cuerpo, pero eso no basta para evitarnos recordar la importancia de prevenir para el mañana; el ejemplo ha sido tan duro que inclusive en los momentos en que escribo estas líneas, no deja de taladrarnos el corazón y la mente pensar en esas personas aisladas del mundo que ya sabemos están vivas, pero que ahora hay que rescatar de la oscura montaña que los atrapa.

Patricio Reyes Budelovsky

Consultor de empresas

Experto en Liderazgo Valórico y Coaching

Académico Universidad Gabriela Mistral

Share Button