Subir

Aikido, Disciplina llamada “Arte de la Paz”

Desde abril de 2008 la UGM imparte clases de Aikido a cargo de los profesores Ricardo Toro- cuarta generación Sensei, discípulo de Jorge Rojo y Mauricio López- ex alumno UGM-.

A principios del siglo XX, Morihei Ueshiba fundó el Aikido llamado comunmente “el arte de la paz” En los años sesenta Tamura Sensei- discípulo de Ueshiba- lo llevó a Francia y luego se expandió a toda Europa. Otro maestro llamado Mistugi Saotome introdujo el Aikido en Estados Unidos, donde fue aceptado con gran éxito, particularmente en las universidades. En nuestro país esta disciplina de los artes marciales es presentado oficialmente en 1978 cuando se funda el Centro Cultural de Aikido Aikikai-Chile, su director es Jorge Rojo Sensei, discípulo directo de Tamura Sensei.
Desde abril de 2008 la UGM imparte clases de Aikido a cargo de los profesores Ricardo Toro- cuarta generación Sensei, discípulo de Jorge Rojo y Mauricio López- ex alumno UGM-.

El Aikido al igual que el Kung-fu, Karate o Taekwondo está ubicado dentro de las artes marciales, sin embargo el primero posee una característica distinta ya que, explica Ricardo Toro:” Su fin último es disuadir al adversario de su función agresiva, hacer que el otro se de cuenta que su acción está equivocada, entonces lo que busca es armonizar con el ataque que trae el otro sin dañar”.   Los movimientos “son circulares, que provienen de las caderas, confluyendo a una energía centrípeta o centrífuga” agrega Mauricio López.

Respecto si cualquier persona puede practicar este arte, Ricardo Toro responde que: “Se adapta a cualquier persona, obviamente se requiere una preparación física, pero la gracia del Aikido es que se adapta a las condiciones de cada persona; puede practicarlo tanto un niño como un anciano”. Pese a que es definido como deporte de acuerdo al Comité Olímpico debido a que representa todos los valores olímpicos, no es competitivo.

Uno de los tantos beneficios que asegura la práctica constante del Aikido es el alivio del estrés, pero para Ricardo Toro los beneficios van más allá: “En la práctica la gente refleja su estado interno a través de los movimientos, entonces se transforma en una radiografía interna de cada persona, una buena manera de trabajar sus emocionalidades” finalizó.


Los profesores Ricardo Toro y Mauricio López,  con el vestuario tradicional de la práctica de Aikido llamado Keikoggi.

Demostración realizada en el patio de la UGM

Share Button