Subir

Alumno de Periodismo UGM viaja premiado a Japón y al Pacífico

Alumno-UGM-Japón-1
Aún recuerdo esa mañana de septiembre; normal como cualquier otra, pero que repentinamente cambió al recibir un llamado de la profesora Verónica Neghme, del Instituto de Estudios del Pacífico y del Índico de la UGM. Me informaba que gané la beca para el Barco de la Juventud Mundial 2011 en su edición 23. Luego de aquello, el tiempo pasó a un ritmo frenético, hasta el 9 de enero pasado en donde me encontraba rumbo a Tokio, Japón, para comenzar una travesía que duró casi dos meses.

Al llegar al país del sol naciente, todo fue muy extraño. Desde las 12 horas de diferencia, hasta sus comidas tradicionales que más de alguna vez te hacen cuestionarte qué estás comiendo realmente. El nivel de desarrollo y funcionamiento japonés asombra a todas luces. Todo se ve perfecto, sin dejar detalles al azar que te permitan recordar “el estilo chileno” de hacer las cosas. La tecnología es tal, que por momentos pareciera que te transportas al futuro. Todo lleno de luces y sonidos, que te hacen sentir de golpe que te encuentras en la tercera potencia mundial.

Hoy, con otra perspectiva, entiendo el por qué del nivel de desarrollo japonés. Luego de la Segunda Guerra Mundial, el país quedó destruido. Que en sólo 60 años, se posicionen como una superpotencia, se explica de forma concreta al conocer su estilo de vida. Su receta es simple; trabajo y disciplina. De allí se desprende a su vez la forma de ser del japonés tradicional. Frío en sociedad, con respecto a lo que estamos acostumbrados en Chile. Tal vez se traduce, por las largas jornadas laborales que tiene que desempeñar y el poco tiempo libre que le queda para disfrutar con su familia y amigos. Pese a ello, el nipón te hace sentir como el invitado de honor desde que pones el primer hasta el último paso en territorio oriental. Su afán por agradar y brindarte una estadía placentera en su país, es alucinante; hospitalidad a toda prueba.

Luego de visitar y descubrir los encantos de Tokio, te trasladan durante tres días a una familia japonesa. Mi turno fue visitar la ciudad de Kagawa, ubicada a una hora y quince minutos en avión desde la capital. Es un lugar bellísimo en donde no encontrarás la tecnología y urbanismo minimalista de la gran ciudad, pero sí, un contraste asombroso entre lo tradicional del Japón, representado en sus templos shintoístas y las aspiraciones futuristas de transformarse en una importante urbe comercial. Aquí tal vez se vivió la experiencia más gratificante del viaje: compartir tres días con una familia local, sin importar las barreras culturales, religiosas ni idiomáticas. El resultado: terminas creando vínculos emocionales muy fuertes, que nunca antes pensaste construir en un lapso tan breve de tiempo.

Luego de 11 días recorriendo Japón, llegó el momento de embarcarse al Fujimaru, el barco que será el hogar de 288 jóvenes de distintos países por casi un mes y medio. Aquí las sensaciones se multiplican y la experiencia de conocer a juventudes de lugares como: Suecia, Brasil, México, Fiji, Omán, Bahréin, Vanuatu, Islas Salomón, Micronesia, Tanzania, Australia y por supuesto Chile, además del local, Japón. Aquí comenzaba el plato fuerte del viaje. Es inexplicable la sensación de tomar desayuno o cenar en una mesa, en donde todos sus comensales provienen de continentes distintos. En definitiva, el intercambio cultural; objetivo principal del programa, se da a todo nivel.

El crucero va haciendo diversas escalas por la cuenca del Océano Pacífico. Comienza en Yokohama y su primera parada es en Honiara, Islas Salomón. Tal vez el país más rústico de los visitados, pero no por eso el menos interesante. Haber estado en Guadalcanal, lugar histórico durante la Segunda Guerra, es realmente espectacular. En torno al turismo; playas en donde se entrelazan palmeras, arena blanca y el color turquesa del mar que encantan hasta al más exigente visitante. Nuestro destino siguiente fue Fiji, un país en el cual se observa hasta en el detalle más mínimo la influencia inglesa que tuvieron por tantos años como colonia. La población local destaca por su calidez y simpatía. Junto con eso, sus comidas son una delicia; una combinación de comida india, con los vestigios de la cocina europea, enfocada en los productos del mar.

La ruta continúa con el corazón de Oceanía, Australia. Aquí rompemos con la mística rural y campestre a la cual nos estábamos acostumbrando. Brisbane, la tercera ciudad más poblada del país, asombra por sus mega construcciones y belleza arquitectónica que nos muestra qué significa un país desarrollado. Sus calles limpias, un sistema de transporte que funciona a la perfección y una sensación de seguridad al caminar por las calles, que desafortunadamente en nuestra patria ni en el rincón más remoto sería posible sentir.

El último, pero no por ello el menos importante de los países en visitar, fue Vanuatu. Sin duda un paraíso en la tierra que encanta con sus cascadas, playas bellísimas y paisajes inconfundibles. Aquí la actividad principal es el turismo, por lo que siempre cuenta con un flujo importante de europeos, australianos y estadounidenses dispuestos a recorrer este país de 250.000 habitantes.

Arriba del barco japonés el idioma oficial es el inglés, lo que permite la interacción entre todas las delegaciones de jóvenes sin diferenciar por raza, religión o cultura. La experiencia es indescriptible. Lo más importante es la construcción de redes futuras, ya sea a nivel profesional o personal. Un programa así, en donde se invite a nuestro país a participar, no sería posible de realizar sin el interés y financiamiento del Gobierno de Japón, representado por su embajada en Chile. Además de la directa colaboración y difusión del Instituto de Estudios del Pacífico y del Índico de la Universidad Gabriela Mistral, mi Universidad que ha construido estrechos lazos con países del Asia, a la que agradezco por darme la oportunidad de ampliar mi visión hacia el mundo del futuro.

Guillermo Abuhadba Andrés
Alumno de Periodismo
UGM
Alumno-UGM-Japón-2

Alumno-UGM-Japón-3

Alumno-UGM-Japón-4

Alumno-UGM-Japón-5

Alumno-UGM-Japón-6

Share Button