Subir

ANDREA KOCH: LA REINA DE LA ARCILLA

Andrea KochAndrea Koch, alumna de psicología en la Universidad Gabriela Mistral, es hoy la tenista chilena mejor ubicada en el ranking de la WTA (403°). Viene llegando de un torneo en Venezuela, en el que hizo semifinales, y aspira a estar entre las 250 más destacadas del mundo, para ser así la exponente nacional que más alto ha escalado en la historia, desde que existe la lista de la Women’s Tennis Association.

Sin embargo, este año ya no es todo deporte para esta joven. Desde hace un tiempo que la idea de estudiar le empezó a dar vueltas en la cabeza. Pero le faltaba tiempo. Hasta que le comentó la intención a su amiga Ana María Yávar, quien le recomendó de inmediato la Gabriela Mistral.

“Hay muchos ex tenistas que se retiran y estudian; hay otros que se van a Estados Unidos y no pueden ser profesionales hasta que terminan la carrera, pero yo quiero seguir jugando muchos años, por lo que necesitaba otra opción, aunque me demorara más de lo normal”, cuenta.

Bastaron unas pocas reuniones en la UGM para que Andrea quedara feliz. La Universidad le entregó una oportunidad, que ella está aprovechando al máximo en psicología.

“Mis compañeros me ayudan mucho, me graban las clases y me prestan fotocopias, especialmente Claudio Adolfssen. Han sido un siete. Igual tiempo tengo muy poco, pero estoy muy contenta. Me he ido enamorando de la carrera, veo que me va a servir en el tenis y siento que ya lo está haciendo”, explica.

Claro, porque antes Andrea perdía mucho tiempo cuando competía. Ahora las cosas cambiaron. “No me gusta llevar el estudio a la cancha ni viceversa, así es que cuando termino de jugar o entrenar en el club, parto al hotel en el que esté y me encierro a escuchar las clases. Tomo apuntes y tengo la ventaja de poder retroceder y repetirlo las veces que quiera, así es que las cosas me quedan clarísimas”, dice.

Su meta es subir en el ranking y tener una buena actuación en los Panamericanos, reconociendo que ha mejorado bastante el apoyo al tenis femenino. “Es un camino que les ha servido a todas, porque hay ayuda económica y los medios cubren más. Yo tengo el resguardo de estudiar una carrera y no me queda nada más que agradecerle a la Universidad. A veces tengo que faltar mucho y tengo que responderle igual a la UGM, porque si llego a alguna prueba sin saber nada, me saco uno como lo haría cualquiera”.

Por lo mismo, Andrea no tiene problemas en ofrecerle a la Gabriela Mistral toda su ayuda. “Si quieren puedo hacer clínicas o cualquier cosa que ellos estimen necesario. La Universidad se ha portado muy bien conmigo y les quiero devolver la mano”.

Andrea Koch

Share Button