Subir

Artículo en La Segunda. Verónica Neghme, Directora Ejecutiva I. de Estudios del Pacífico

CHILE-COREA: CONSOLIDACION DE TLC IMPULSA OPORTUNIDADES DE NEGOCIO A LARGO PLAZO

La relación económica entre Chile y Corea del Sur ha sido muy buena desde sus inicios, por allá por 1962, cuando la nación asiática estaba en plena etapa de industrialización y Chile, tal como hoy, le vendía recursos naturales. No por nada Corea destaca como el sexto socio comercial de nuestro país, intercambio que tuvo gran impulso con la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos países firmado en 2004, el primero que Corea suscribió con otra nación del mundo. Desde entonces, no sólo han aumentado considerablemente los envíos, sino también industrias coreanas de nivel mundial en las áreas automotriz y electrónica han tomado cada vez más posiciones en el mercado local.

“La firma de ese tratado hace 8 años nos permitió posicionamos y, a la vez, tener una suerte de carta de presentación y aceptación con los demás países asiáticos. En efecto, gracias a este acuerdo hoy contamos con tratados comerciales bilaterales con casi toda Asia”, señala Julie Kim, directora del Centro Asia Pacífico de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad Diego Portales (UDP).

Esta relación bilateral entre Chile y Corea del Sur ha estado fundamentalmente basada en el intercambio comercial, el que el año pasado alcanzó los US$ 7.179 millones, con un crecimiento anual de 20%, el cual se viene manteniendo desde 2003. Un camino que ha continuado este año: “En lo que va de 2012 se detecta un dinamismo relevante; de hecho, en enero las ventas locales a Corea del Sur aumentaron 23% y en febrero lo hicieron en 21,4%, con una participación del 5,7% de la oferta global”. subraya Verónica Neghme, directora ejecutiva del Instituto de Estudios del Pacífico y del Indico de la Universidad Gabriela Mistral (UGM).

Areas con potencial de crecimiento

Tal como ocurre con los envíos nacionales en general, las exportaciones a Corea corresponden principalmente a cobre, que representan el 79% del total, alcanzando US$ 3.495 millones. Ese predominio no significa, señalan las expertas, que el escenario actual no ofrezca grandes oportunidades a otros rubros. Uno de los que tiene buenas perspectivas es el sector agroindustrial. “Las exportaciones de alimentos desde Chile hacia Corea están creciendo a una tasa por sobre 30%. En todo caso, en alimentos procesados estamos hablando de montos menores, que sólo superan los US$ 200 millones. Si lo comparamos con Australia, estamos muy lejos, ya que ellos exportan más de US$ 1.000 millones en alimentos procesados a Corea”, detalla la profesional de la UDP.

En agosto del año pasado, el Ministerio de Agricultura de Corea del Sur abrió la cuota de libre arancel de productos como carnes de cerdo, lácteos y pollos. “Esta medida viene a significar grandes oportunidades para nuestro sector agropecuario. Adicionalmente, hay espacio para la exportación de la merluza austral, toda vez que en marzo de este año el ministerio respectivo de Corea autorizó dicha importación”, observa la académica de la UGM.

Camino lento para las inversiones

Pero aunque estas cifras son relevantes para nuestro comercio exterior, diferente es el panorama en términos de inversiones coreanas en nuestro país. “Lo que hoy llega a Chile desde Corea en términos de inversión son aproximadamente US$ 200 millones, lo que es una cifra absolutamente irrelevante, sobre todo si tomamos como referencia que desde el país asiático salieron más de US$ 10.000 millones hacia todo el mundo sólo durante el primer trimestre de este año”, advierte Julie Kim.

El desafío pendiente, entonces, es cómo atraer más inversiones coreanas a Chile, especialmente en sectores que puedan aportar al desarrollo del país, tales como las energías renovables. “Durante este último año Corea hizo en Brasil una inversión de más de US$ 600 millones en dos proyectos de plantas de energía renovable, lo cual es un buen indicio para acercar este tipo de inversiones hacia nuestro país”, sostiene Kim.

Neghme, en tanto, advierte que con la firma del Memorándum de Entendimiento entre Chile y el Centro de Energía Renovable de Corea del Sur en marzo pasado, “se abrió la posibilidad de cooperación en términos de intercambio de información en esta materia. Por ejemplo, Corea tiene la tecnología y experiencia en energía mareomotriz y Chile el potencial gracias a sus largas costas; por lo tanto, se debería intensificar la cooperación en esta área”, dice.

Con todo, las expertas plantean que el camino a la consolidación de los lazos comerciales pasa también por una nueva visión sobre cómo enfrentar las oportunidades de negocio. “Nuestros empresarios deben romper esquemas, integrar la variable cultural a la comercial y ser más audaces para atreverse a conocer e incursionar en culturas que, si bien son diferentes, sus rendimientos son a largo plazo”, destaca Neghme.

Fuente : La Segunda, 30 Mayo

Share Button