Subir

Beneficios del proyecto de deuda consolidada. Alejandro Alarcón


El 17 de Agosto de 2011, el Gobierno ingresó a la Cámara de Diputados el Mensaje con el que se propone el Proyecto de Ley que regula el tratamiento de la información sobre obligaciones de carácter financiero y crediticio. El objetivo de este Proyecto de Ley es la creación de un registro de información crediticia (base de datos consolidada) que contribuya a mejorar los sistemas de evaluación de riesgo crediticio, como también servir de herramienta para que los reguladores o supervisores monitoreen el riesgo sistemático y evalúen la calidad de los portafolios de préstamos de las instituciones relevantes. Notas de prensa afirman que finalmente el 28 de agosto próximo se desarrollará en la comisión de economía de la cámara la votación para el total despacho del proyecto a la sala.

La disminución de las asimetrías de la información ha sido uno de los motivos principales de la iniciativa legal, problema que surge cuando parte del mercado tiene información incompleta respecto a otra parte del mercado, o bien, cuando parte del mercado conoce bien los riesgos que se están tomando al otorgar créditos financieros mientras otra parte los desconoce. Es por esto, que este Proyecto de Ley apunta a extender la supervisión a los agentes no bancarios que efectúan negocios financieros, de manera de homologar las normativas que regulan ambos sectores (bancarios y no bancarios).

En conclusión, es objeto del proyecto disminuir las asimetrías de la información entre los agentes crediticios, de tal forma que los bancos puedan acceder a sectores de bajos ingresos con mucha intensidad, y asimismo posibilitar que los buenos pagadores enfrenten tasas de interés más bajas, de acuerdo a su riesgo efectivo.

La teoría de la economía de la información fue desarrollada principalmente por Kenneth Arrow y George Akerlof y parte de la base que no existen mercados con perfecta información. Las razones que no haya perfecta información en dichos mercados surgen de dos causas básicas conocidas como riesgo moral y selección adversa.

Hay un problema de riesgo moral cuando una parte del mercado tiene información incompleta, por lo que no puede observar algunas decisiones que está tomando otra parte en ese mismo mercado. Claramente, esto afecta a la competencia y por lo tanto, constituye una falla de mercado que tiene que ser corregida para restituir el equilibrio competitivo. Dicho de otra manera, el problema de riesgo moral se presenta cuando un operador del mercado cuenta con más información que el resto y muchas veces toma decisiones que involucran el bienestar del resto. Esta es una de la razones porque los bancos al tomar depósitos del público, son regulados, porque pueden multiplicar varias veces el capital involucrado, pudiendo prestar varias veces dichas acreencias, o, recientemente, hemos conocido como una multitienda reprogramaba el sobre endeudamiento de sus clientes sin el conocimiento de aquéllos.

Por otra parte, hay un problema de selección adversa cuando una parte de un determinado mercado conoce bien los riesgos que se están tomando al otorgar créditos financieros en la economía, pero el resto de los competidores no lo pueden hacer porque tiene información limitada, asimétrica o heterogénea respecto a sus competidores. Por ejemplo, el vendedor de autos usados conoce mucho más de los vehículos que está vendiendo y los compradores no tienen la información completa. Claramente hay información asimétrica y transferencias de ingresos no competitivas de los que tienen menos información a los que tiene más.

Por otra parte, la falta de información produce problemas de selección adversa, los que, en el caso de Chile, han quedado dramáticamente demostrados en la irrupción de los problemas de sobre endeudamiento de los clientes de una conocida multitienda y las soluciones implementadas sobre la base de la falta de información de una porción significativa de ellos.

Lo que queda preguntarse es si esta falla de mercado, que no es necesario elaborar, dado el dramático efecto que ha tenido no sólo para los actores de dicha situación, sino que también se ha extendido a sectores claves de esa industria y del mercado bursátil a través de una caída de valor de los títulos que conforman su capital accionario, podría haberse evitado si hubiera existido una base consolidada de datos de todas aquellas empresas que otorgan créditos en la economía.

Nuevamente, las autoridades deberán hacerse cargo a través del poder Ejecutivo y el Parlamento para solucionar esta falla de mercado, selección adversa, que distorsiona la asignación de recursos en la economía y produce evidentes impactos negativos en la ciudadanía.

Debido a que existen proyectos como la tasa máxima convencional que claramente apuntan a restar clientes del mercado bancario formal, es crucial que iniciativas como el Proyecto de Ley de Deuda Consolidad se promulgue para contrapesar el riesgo de prácticas regulatorias que perjudican, sobre todo a deudores de bajos ingresos y que solicitan préstamos de bajo monto. Todo esto con estricto cumplimiento de las normas que protegen los datos personales con apego a las normas internacionales en esta materia.

Alejandro Alarcón
Académico Facultad Economía y Negocios
Universidad Gabriela Mistral
Publicado en Economía y Negocios, El Mercurio. 23 de Agosto 2012.

Share Button