Subir

Campaña Donación de Sangre

CampañaSangre

Requisitos para ser un donante de sangre

Quienes deseen donar sangre, deben:

Tener entre 18 y 65 años.
Mantener conductas de vida saludable.
Pesar más de 50 kilos.
Haber ingerido alimentos en las últimas 6 horas.
No estar embarazada.
Asistir con el carné de identidad.

NO pueden donar sangre:

Diabéticos o hipertensos descompensados o sin tratamiento médico.
Quienes sufren de afecciones cardíacas, renales, neurológicas (por ejemplo epilepsia), respiratorias o hematológicas.
Quienes hayan tenido hepatitis después de los doce años.
Quienes presentan conductas de riesgo tales como uso de drogas por vía intravenosas y mantener más de una pareja sexual.
Portadores de VIH, sífilis, hepatitis B, C, HTLV, Enfermedad de Chagas u otra infección transmisible por la sangre.
Quienes están bajo los efectos del alcohol.

Es una invitación silenciosa e importante. Proviene de todos aquellos niños y adultos que son victimas de accidentes, de un cáncer, de un tratamiento, que esperan por una operación o que están hospitalizados por diversos motivos y que desde su cama necesitan que te acerques a hacer esta gran obra.

Dudas y mitos sobre la donación de sangre
En torno a la donación de sangre hay muchas dudas y más mitos todavía, que aquí puedes aclarar.

¿Me sentiré débil después de donar sangre?
Lo único que puede provocar una sensación de debilidad es que te encuentres anémico antes de la donación. Para controlar esto hacemos un test a todos los potenciales donantes que nos informa si estás en buenas condiciones. Además, el volumen que se extrae se recupera en pocas horas tomando abundante líquido. De esta forma cualquier persona puede volver a sus ocupaciones en forma normal.

¿La donación de sangre es dañina para la salud?
NO. Al donante se le efectúa una encuesta de salud, se le mide la presión arterial, el pulso y se le determina hemoglobina para descartar anemia. La sangre se recupera rápidamente y no interfiere en tus actividades normales

¿Podría engordar?
NO. Con la donación no se engorda ni se adelgaza,

¿Se me podría acortar la vista?
NO. La visión no se altera al donar sangre.

¿Podría contraer Sida?
Los donantes no contraen SIDA ni otras infecciones. Todo el material utilizado en las colectas es estéril y descartable

¿Qué pasa si tengo anemia?
Es obligatorio un chequeo para descartar anemia antes de la donación. Si el test es positivo, te agradeceremos tu disposición y voluntad, pero por tu seguridad no podrás donar hasta que te recuperes.

¿Cuánto demora una donación de sangre? No tengo tiempo
Si piensas en el bien que puedes generar con tu donación y te organizas, verás que en realidad no estás tan ocupado como crees. El proceso total demora entre 20 y 30 minutos.

Puede que esta sangre me haga falta
Un adulto normal tiene entre 5 y 6,5 litros y sólo se extraen 450 ml, los que se recuperan rápidamente si bebes bastante líquido luego del procedimiento. El organismo recupera el contenido de sangre en poco tiempo.

¿Cuántas veces puedo donar sangre?
Puedes donar cada 3 meses si eres hombre y cada 4 meses si eres mujer, sin tener ningún perjuicio para tu salud.

Prefiero guardar mi sangre para cuando lo necesite un familiar
Es importante que sepas que nuestro objetivo es terminar con las donaciones a reposición, para que cada vez que alguien necesite sangre no tenga que esperar por ella. Para cumplir esto necesitamos tu ayuda. Sólo podemos lograrlo con la donación voluntaria y a repetición.

¿Y si mi grupo sanguíneo no es el que necesita la persona?
Todos los grupos sanguíneos son necesarios, basta con pensar que las personas que la necesitan no pertenecen a un sólo grupo .

Ya tienen gente que dona sangre, yo conozco a varios
Es cierto, tenemos donantes muy fieles pero no son suficientes. Las necesidades de sangre y sus componentes aumentan diariamente y este producto no es acumulable ni eterno. Se distribuyen grandes cantidades diariamente a los hospitales.

Me he sentido presionado para donar sangre
Nadie está obligado a donar sangre. Ésta debe ser un acto voluntario y desinteresado. Sólo se te pide que consideres que siempre hay alguien que necesita tu sangre.

La verdad, es que me da miedo
Es algo muy frecuente en las personas que donan por primera vez sentir temor. Si no has tenido ninguna experiencia adversa cuando te han hecho exámenes de sangre anteriormente, lo más probable es que la donación sea un acto muy sencillo y rápido. Tan sólo observa la naturalidad y voluntad con que el donante repetido dona su sangre.
¿Cómo es el proceso de donación?
El proceso de donación es muy sencillo. No toma más que entre 20 y 25 minutos y consta de tres fases:

1. A los potenciales donantes se les realiza una encuesta privada en la que se descarta cualquier condicionante que le impida donar (ingesta de algún medicamento específico, situación de salud, etc.).
2. Luego se les mide la presión arterial y la hemoglobina para descartar anemia. Sólo donarán si están en buenas condiciones de salud.
3. Se procede a la extracción propiamente tal. Luego de ella se da una colación con líquidos para evitar mareos o fatiga.

En general no hay contraindicaciones para donar, a excepción de trabajos de esfuerzo físico inmediatamente después de la donación. Por esta razón las jornadas son extendidas para permitir que todos los que quieran donar lo puedan hacer en distintos horarios de acuerdo a sus actividades y controlar alguna posible reacción adversa.

¿Quiénes necesitan de tu sangre?
Todos. Nosotros mismos, algún familiar o amigo, podemos requerir de componentes sanguíneos, ya sea por accidentes o enfermedades.

La necesidad de transfusiones es mayor en casos de accidentes, politraumatismos, pacientes oncológicos y en cirugías mayores como obstrucciones arteriales.

En Chile para satisfacer los requerimientos sanguíneos en forma óptima se necesitan unas 250.000 donaciones anuales. En el mismo período, la Región Metropolitana requiere en sus centros asistenciales públicos de 100.000 donaciones