Subir

CENTRO DE DOCUMENTACIÓN EL COMENTARIO DEL MES(octubre 2006).

En Septiembre pasado, en la UGM se llevó a efecto el lanzamiento del libro “ Chile y su Desarrollo Económico en el siglo XX” del profesor de nuestra casa de Estudios y Director de los MBA, Eric Haindl Rondanelli, Ingeniero Civil Industrial, MA. En Economia y PHD © en Economía, Universidad de Chicago.

Se trata de un estudio acucioso, serio y muy bien documentado con series estadísticas y análisis de las principales políticas económicas y de desarrollo de Chile durante 100 años: 1900 al año 2000, para analizar si Chile es un caso de desarrollo frustrado o un modelo normal. En las palabras de su autor, Chile es un país “sísmico” en el sentido económico, en el cual se han aplicado todas las políticas económicas imaginables (exportadora de materias primas, sustitución de importaciones, economía exportadora diversificada).

Se trata de una contundente obra de casi 400 paginas –editada por la Universidad Gabriela Mistral, en donde en cada etapa se respalda por series de estadísticas de utilidad no sólo para economistas, sino también para historiadores, periodistas, sociólogos, geopolíticos educadores, en fin, para cualquier interesado en conocer en profundidad nuestro país en 100 años. El capítulo 5 es de extraordinaria vigencia como radiografía del Chile actual, en donde se han llevado a efecto transformaciones culturales que tienen consecuencias de todo orden: político, económico, cultural, éticas y de modos de vivir: así, el autor analiza la transición demográfica de la población, la migración masiva del campo-ciudad, el fuerte aumento en el nivel educacional, la apertura de la economía, el crecimiento del Estado, por mencionar algunas.

El prologo adjunto, escrito por el economista y profesor Benjamín Mira Montt de la Universidad Gabriela Mistral, concluye que el libro es un gran aporte a la historia económica de Chile.

Verónica Neghme E.
Directora
Centro de E. y Documentación
UGM

______________________________________________

PROLOGO
Este libro, que tengo el gusto de introducir, representa a mi juicio una contribución significativa al estudio de la historia económica de Chile. El trabajo de más de 10 años que ha hecho el profesor Erik Haindl Rondanelli para completar y reconstruir cuentas nacionales para Chile desde comienzos del siglo XX representa un esfuerzo notable de investigación y creatividad. Partiendo hacia atrás de las cuentas nacionales que lleva el Banco Central de Chile, estas fueron empalmadas con las que llevaba en su época la Oficina de Planificación Nacional, y las realizadas por la Corporación de Fomento de la Producción. Con esto se logró retroceder las series básicas de cuentas nacionales hasta 1940. Enseguida, el profesor Haindl utilizó todos los trabajos parciales sobre sectores específicos realizados por los profesores Davis, Ballesteros, Wagner y Lüders, los cuales fueron complementados con un trabajo econométrico de extrapolación de series relacionadas, basadas en indicadores sectoriales de actividad económica, para completar los sectores faltantes. Con esto se logró reconstruir un sistema básico de cuentas nacionales hasta 1900, que permite retroceder en forma cuantitativa los principales hechos económicos de Chile. Si bien este trabajo seguramente puede ser perfeccionado en el futuro, al disponer de más información, da una base firme para efectuar análisis cuantitativos del desarrollo económico de Chile durante el siglo XX.
El autor realiza a continuación un riguroso análisis de las políticas económicas más importantes llevadas a cabo durante cada quinquenio, así como de los principales acontecimientos económicos que tuvieron lugar. Esto permite reconstruir en forma bastante firme –basado en información cuantitativa dura– los principales desafíos económicos que enfrentaron los sucesivos gobiernos durante el siglo XX. De este análisis surge en forma bastante clara los tremendos “shocks” económicos que enfrentó Chile, así como los profundos cambios políticos y sociales que tuvieron lugar durante el siglo pasado. Fenómenos tales como la crisis del salitre y la gran depresión de los años treinta, produjeron un profundo impacto político y social en Chile. En los años treinta se abandonó la estrategia de desarrollo económico basada en una economía exportadora de materias primas, por una economía cerrada, basada en la sustitución de importaciones. Políticamente, se perdió la confianza en un sistema político liberal como se lo concebía en el siglo XIX. Surge un estado empresario, que toma el liderazgo del desarrollo económico del país, y se incorpora formalmente la clase media como el sector político más influyente a partir de 1940. Sin embargo, este esquema de políticas posee un claro sesgo inflacionario y de bajo crecimiento, que conduce a la desilusión.
El récord de crecimiento es más bien mediocre, lo que conduce a nuevas frustraciones, que al fracasar los intentos de liberalización a comienzos de la década de los sesenta, renacen con mayor fuerza los intentos de cambio. Se tiene la impresión de que el país está estancado y no va a llegar nunca al desarrollo por el camino que va. Esto lleva a nuevos experimentos económicos, políticos y sociales para dar un “vuelco” a la estrategia de desarrollo económico. La “revolución en libertad” y “reforma agraria” de mediados de la década del sesenta se transforman a continuación en una “revolución socialista con empanadas y vino tinto” a comienzos de la década de los setenta. Se intenta formalmente la construcción de una economía de planificación central, basada en la propiedad estatal de los medios de producción, y en último término, la instauración de un Estado Socialista, basado en el modelo cubano. Y esto se pretendía hacer en el marco de una democracia formal occidental, lo que es, y ha sido, históricamente un imposible. El desastre económico, la pérdida de las libertades económicas y políticas, y la fuerte agitación social conducen a un pronunciamiento de las fuerzas armadas y a un gobierno militar en 1973.
El gobierno militar genera un profundo cambio en la estrategia de desarrollo económico. Se abre la economía, se liberalizan los mercados, se privatizan las empresas, y se reestablece la propiedad privada. La nueva estrategia de desarrollo económico se basa en un crecimiento hacia fuera, en que el motor del crecimiento lo constituye el sector externo. El resultado es exitoso. La economía crece fuertemente durante la segunda mitad de los setenta, pero las repercusiones internas de una profunda crisis internacional a comienzos de los años ochenta, le quita el soporte político al gobierno militar. Se retoman las políticas coherentes de apoyo al modelo exportador, lo que produce resultados exitosos en la segunda mitad de los años ochenta. Sin embargo, a pesar del éxito económico, el gobierno militar no logra repuntar políticamente, y es derrotado tanto en el plebiscito como en las elecciones de fines de la década de los ochenta. A comienzos de los noventa, asume el poder una coalición de partidos por la democracia, que junto con la liberalización del sistema político, mantiene los lineamientos básicos de la estrategia de desarrollo económico basado en el crecimiento liderado por las exportaciones.
El profesor Haindl también analiza las grandes transformaciones estructurales que ha tenido la economía chilena. Estas transformaciones dicen relación con los cambios demográficos que experimentó el país, las masivas migraciones campo-ciudad, los fuertes cambios en la estructura productiva de la economía, el aumento en el nivel educacional, las mejoras en la salud y las expectativas de vida, y el gran aumento en los niveles de ahorro e inversión hacia fines del siglo. En síntesis, pienso que este libro es un gran aporte a la historia económica de Chile.
Benjamín Mira Montt
Profesor de Economía
UGM

Share Button