Subir

Columna: Chile y los dos nuevos bloques de poder mundial. V. Neghme

Veronica_Neghme
En octubre del presente, se llevaron a efecto dos reuniones importantes en Asia: la primera, la reunión de Líderes del Consejo Económico de la Cuenca del Pacifico ( APEC), en Bali, Indonesia, del cual Chile es economía miembro entre 21 que conforman este Consejo; la segunda, en el contexto de Asia, la reunión de Asean (Sudeste del Asia), en Brunei.
Aunque para algunos el Asia aun parece un mundo lejano o exótico, lo cierto es que el siglo XXI es el siglo del Pacifico, y así ha quedado plasmado hace justamente un año atrás en el Libro Blanco de Australia, cuyo gobierno delineó una política clara y definida al Asia. Nada de lo que allí suceda nos puede ser indiferentes, aun para un país pequeño como el nuestro, pero que tiene como principales socios comerciales, a países de la Cuenca del Pacifico (EEUU, China, Japón, Corea entre los más importantes).
La reunión de APEC en Bali, Indonesia, nos hizo participes este año, del fortalecimiento del sistema multilateral, de la promoción de la conectividad física y de un crecimiento sostenible con igualdad, entre las decisiones más relevantes, que se adoptan por consenso entre las 21 economías miembros. Si bien para algunos analistas, APEC ha perdido fuerza porque las metas de Bogor que se habían trazado para abrir las economías al 2010 y al 2020 están lejos de cumplirse, allí se conversan y concretizan Acuerdos importantes ( como la concreción del TLC Chile-Tailandia este año), y sus economías tienen la oportunidad de intercambiar puntos de vista con los líderes de las potencias más importantes del mundo. Por ello, la ausencia del Presidente Obama de EEUU –quien ha vuelto hacia una política más intensa al Asia- fue interpretada no solo por problemas internos, sino también como una forma de postergar el Acuerdo Transpacífico (TPP) que lidera EEUU, incluyendo a Oceanía, países de América ( Chile entre ellos), Japón (su estrecho aliado en Asia junto con Corea del Sur).
Pareciera que estamos presenciando una nueva configuración mundial, en donde EEUU con el TPP (que excluye a China), intenta recuperar áreas dejadas de lado y vuelca su mirada al Asia. Y China, por su lado, intensifica lazos no solamente comerciales con Asean, sino que los profundiza, en términos de inversiones, como quedó demostrado en la gira que realizo el presidente Xi Jinping a Malasia e Indonesia a fines de septiembre, para profundizar vínculos con las dos naciones más importantes de Asean. Para China, la vinculación con Asean es estratégica y la concurrencia del mandatario a la reunión de APEC significó la búsqueda de la apertura de las economías- uno de los pilares básicos de APEC- y también intensificar vínculos de cooperación más estrechos con la región, estableciendo coordinación en los acuerdos regionales. De hecho, China lidera espacios de integración que se están configurando en Asia, como son Asean mas 3 y el Acuerdo Comprehensivo de Integración Económica (RCEP) que incluye a países del Sudeste Asiático (Asean), Australia, China, India, Japón, Nueva Zelandia y Corea del Sur. Con esto, mas la iniciativa china de proponer un Banco Regional Asiático que financie proyectos de infraestructura en Asean, este esquema se fortalece, y si bien, algunos países tienen sentimientos encontrados con China ( por las disputas territoriales en el Mar de China),algunos mantienen sus lazos de seguridad estrechos con EEUU, por los temores de una China con más poder que el económico solamente, a futuro. Es un hecho que la estrategia de China de inserción en el mundo global apunta a lo económico y a las inversiones, pero tiene en el mediano o largo plazo, una proyección geopolítica, como lo demuestra también la nueva ruta de la seda (que va desde China hacia los países de la ex URSS).
Chile no puede permanecer ajeno a estas realidades globales, y siempre hemos planteado que aun siendo pequeño, debe mantener su apertura al mundo- no solamente económica- y mirar con mayor profundidad y acción sus vínculos con Asia, para que al igual que Australia lo hizo, pensar en cómo aprovechar el siglo de Asia para nuestro desarrollo. En ello, la educación debe apuntar desde la media hasta la universitaria con mayor intensidad, hacia allá sin abandonar nuestro ethos occidental, porque precisamente para no perderlo, debemos conocer este lejano mundo del Asia, que cada día será más próximo y saber cómo enfrentarlo.

Veronica Neghme E.
Directora Ejecutiva
Instituto de Estudios del Pacifico y del Indico.
UGM
Publicado el 8 de noviembre en DF

Share Button