Subir

Columna: Cómo afectará la reducción del estímulo monetario de EE.UU. a emergentes y Chile

Alejandro-Alarcon

El pasado 1 de octubre fue publicado en Economía y Negocios la columna de opinión de Alejandro Alarcón, Académico de la Facultad de Economía y Administración de nuestra Universidad. A continuación la columna:

Creo que habrá tapering antes que finalice este año, probablemente no en Octubre, porque los republicanos seguirán un arduo debate con Barak Obama, que esperamos que termine antes del 24 Octubre, fecha en que al fisco estadounidense, simplemente se le acabará la plata y no podrá pagar un solo compromiso y desde luego tampoco los sueldos de los empleados públicos. La última vez que tuvieron este debate por el Fiscal Cliff al final de 2012, perdieron su clasificación triple A. Entonces el tapering será en Diciembre.
Se han cumplido 60 meses desde que se derrumbó el gigante de inversiones Lehman-Brothers arrastrando a la economía mundial a la mayor recesión y al mayor número de países , más de 100 a esa situación, cayó el PIB mundial desde un 5%.
Sobre la recuperación se ha escrito mucho y sobre la forma que iba a tener también. Debemos concluir que la temida recuperación en W les dio la razón a los más pesimistas.

Durante 2010 la economía mundial se recuperó bastante, pero a partir de 2011 cayó violentamente de nuevo y en los últimos dos años pugnan por crecer más de 4%, número que no se alcanzará durante 2014 tampoco.

Desde entonces los países desarrollados, caracterizados por las principales economías del Oeste: EE.UU., varias europeas y Japón, o se mantuvieron en recesión o crecieron muy lentamente para recuperar los niveles de empleo anteriores al inicio de la crisis de hace más de 60 meses.

Sólo el empuje de China , que creció más de dos dígitos en ese periodo , y sobre todo al comienzo, más el crecimiento de algunos emergentes asiáticos de gran envergadura como India, Indonesia y Turquía entre otros, mantuvieron el crecimiento mundial en 3%. Chile también estuvo y está considerado en ese grupo de países emergentes.

Hace unos tres meses Ben Bernanke, el presidente de la Fed, hizo que el viento cambiara. Anunció que el programa de estímulo monetario (QE3) se reduciría (tapering) hacia el final de este año y terminaría en algún lugar de 2014.

Inmediatamente el precio de los activos financieros globales comenzaron a bajar y especialmente esto ocurrió en los países emergentes quienes acusaron al mismo tiempo una depreciación acentuada de sus monedas. China es un caso aparte y ha comenzado a crecer menos, un poco más de 7%, pero las razones tienen que ver más con ajustes internos y reformas.

La lectura inmediata fue que los inversionistas constataban que los activos financieros globales y las monedas estaban sobrevaluados. Así, los flujos de capitales que se alejaban de esos países buscaban refugios más seguros, los precios de los activos financieros y las monedas se acercarían entonces a precios “normales”.

Sin embargo, la Fed nuevamente nos sorprendió el pasado 18 de septiembre y decidió mantener intacto el estímulo monetario en 85 billones de dólares en compras de activos financieros al mes. Los mercados financieros globales reaccionaron con euforia un par de días pero, finalmente comprendieron que los problemas y discusiones fiscales en EE.UU., por el techo de la deuda, durante octubre añadirían una buena cuota de incertidumbre y han retornado a la “normalidad”, o sea mucha volatilidad.

Cómo quedamos entonces: creo que habrá tapering antes que finalice este año, probablemente no en Octubre, porque los republicanos seguirán un arduo debate con Barak Obama, que esperamos que termine antes del 24 Octubre, fecha en que al fisco estadounidense, simplemente se le acabará la plata y no podrá pagar un solo compromiso y desde luego tampoco los sueldos de los empleados públicos. La última vez que tuvieron este debate por el Fiscal Cliff al final de 2012, perdieron su clasificación triple A. Entonces el tapering será en Diciembre.

La economía mundial será afectada de igual forma en 2014 porque, pese a que Europa saldrá de la recesión pero no de la crisis; Japón tendrá una débil recuperación, EE.UU. lo mismo, y el impacto sobre un grupo de países emergentes que enfrentarán ajustes económicos importantes, entre ellos Chile, a causa de este nuevo balance el crecimiento mundial tendrá un PIB más cercano al 3% y lejos del 5% que observamos antes de la crisis de fines de 2008.

Los países emergentes gozaron del exceso de liquidez mundial, provista por bancos centrales de los G7, financiaron los enormes déficit en cuenta corriente con comodidad durante años y ahora deben terminar la fiesta y ajustar sus economías. Las devaluaciones en cada uno de ellos ya lo están haciendo, obligándolos a subir la tasa de interés y a esperar menor crecimiento en el futuro.

La mala noticia para Chile es que ya estamos en el radar de los enfiestados. Hace pocos días aparecimos en el Financial Times como miembros de este exclusivo “club” que integran entre otros India, Indonesia, Turquía ,Brasil y Chile. Todos con exuberantes déficit en cuenta corriente y con importantes devaluaciones desde mayo.

Vamos entonces preparándonos para un tímido crecimiento en Chile de 3.5% durante 2014, que se parece más a nuestro producto tendencial, el cual está chato porque clama por reformas estructurales que no se han hecho, además.

Share Button