Subir

COLUMNA DE DIRECTOR INSTITUTO DE ESTUDIOS DEL PACIFICO UGM EN DF

El pasado 6 de mayo se publicó en el DF la columna del Director del Instituto de Estudios del Pacífico e Indico, Jorge Martínez B.

A continuación la columna:

CHINA, DESPUES DE LA CRISIS.

Pareciera que el paquete de estímulo de 582 mil millones de dólares lanzado por el gobierno chino en los últimos meses de 2008 estuviera dando resultados ya que los indicadores señalan un repunte en las manufacturas y los textiles como también en el consumo, con un aumento en las exportaciones y en las importaciones de materias primas, algo muy bueno para los países de América del Sur, especialmente para Chile en lo referente al cobre. Es que la economía china es una locomotora que arrastra al mundo y su velocidad se transmite en la misma forma en que se acelera o retrasa su economía interna. De aquí nace la preocupación del gobierno central de mantener el impacto de la crisis lo más bajo posible, especialmente en mantener las fuentes de trabajo de la enorme masa de obreros de la construcción, rubro clave en la dinámica interna. La seguridad en que ante un repunte de la crisis, el gobierno central chino continuará reactivando su mercado interno, está dada por los 1,9 trillones de dólares de sus reservas monetarias. De manera que cuando las autoridades hablan de un posible nuevo paquete, están diciendo algo real, posible y creíble. Pero esto no es el problema, hay soluciones a mano pero el asunto es otro y se centra en como se seguirá adelante ante las debilidades de la economía interna derivadas de las falencias en la gestión social y su efecto en la población. Después de la crisis hay enormes desafíos pendientes.
Como primera prioridad está el problema de activar la seguridad social en las áreas del trabajo, la salud, la educación y la movilidad del campo hacia la ciudad que desplaza a una población campesina que triplica, a veces, a los habitantes permanentes de las ciudades costeras conformando una gran masa de desempleados. Esto crea serios focos de tensión social entre estas personas y las autoridades locales. Cuando se habla de estos conflictos estamos hablando de 20 millones de personas que se mueven anualmente entre el campo y la ciudad. La distribución del ingreso es notoriamente desigual, aumentando la diferencia entre el campesino y el que vive en las grandes ciudades. Esto es muy notorio en las ciudades de la costa en donde las zonas económicas especiales han creado verdaderas focos de riquezas que actúan como imanes sobre esta emigración interna. La concentración humana en las grandes ciudades evidencia una disminución en la calidad de vida en donde el aire y el agua están muy contaminados y el uso del carbón como principal medio de energía ha creado una atmósfera de permanente calima que se observa desde el avión cuando se llega a ellas. La demanda por nuevas casas y departamentos ha traído un aumento para el uso de los suelos vecinos a las ciudades ocupando terrenos agrícolas que se usaban para la alimentación. Por otra parte, la deforestación ha modificado el clima y afectado a la fauna y flora, contribuyendo a la desaparición de varias especies nativas Sin duda hay dos Chinas, una del desarrollo rápido y de gran empuje y la otra de inadaptación y desorientación, ambas que deberán convivir hasta fundirse en una gran sociedad en el futuro.



Jorge Martinez Busch.
Director de Instituto de Estudios del Pacífico y del Índico.
Universidad Gabriela Mistral.

Share Button