Subir

COLUMNA DE PATRICIO REYES EN ESTRATEGIA

Patricio Reyes
En la edición del lunes 18 de octubre se publicó en Diario Estrategia una columna escrita por el académico Patricio Reyes, quien es profesor de la Facultad de Economía y Administración de esta casa de estudios.

DERECHOS Y DEBERES HUMANOS
Mucho se ha hablado y escrito sobre los derechos humanos, haciéndose del tema una especie de escudo de batalla, de símbolo o de caballo de Troya para lograr objetivos a veces más egoístas que el atropello a los mismos. No es mi ánimo referirme a esto, pues su sola mención causa prejuicios en la mayoría de los chilenos y, por eso, en forma positiva, quiero formular una crítica con intención profundamente constructiva, para que muchos que han oído de este concepto, en mi opinión mal utilizado, como por ejemplo los jóvenes, sepan que así como existen derechos humanos también hay deberes humanos, que deben respetarse para que una sociedad y sus instituciones funcionen en el marco de una cultura justa y equitativa.
 Los principios como nación nos exigen que respetemos y seamos responsables, honestos y leales –entre otros valores– con quienes nos rodean, aunque no nos relacionemos directamente con ellos; es un deber que nace inclusive de nuestra Constitución Política, que sienta las bases de la institucionalidad del Estado, que está al servicio de la persona humana y tiene como finalidad promover y cautelar el bien común.
 Hoy en día, lamentablemente, vemos cómo personas, organismos, agrupaciones formales e informales, se atribuyen derechos sin respetar los deberes que la sana convivencia exige, e invocan tratamientos especiales o excepciones desconociendo que son ciudadanos chilenos, que por tanto están obligados a cumplir con esos principios que han sido establecidos para resguardar la vida de la persona humana, y pretenden autoexcluirse de lo que el Estado les impone, el mismo que también les protege mediante derechos que a su vez les garantiza.
Cuando el Gobierno pone sus mayores esfuerzos al servicio de quienes más lo necesitan: pobres, damnificados, enfermos, mineros casi sepultados, algunos pretenden desviar su atención y dañar su gestión a través de actos de los cuales éste, a mi juicio, no debe hacerse responsable por el capricho y soberbia de terceros, que de chilenos tienen poco o nada.

Share Button