Subir

COLUMNA DF


Acerca de APEC 2011 en Hawai y la emergencia de un sistema bipolar mundial, fue la columna escrita por Verónica Neghme, Directora Ejecutiva del Instituto de Estudios del Pacífico e Indico de la Universidad Gabriela Mistral.

Sin duda que la noticia más relevante de este mes para el mundo del Pacífico fue la reunión de líderes del Consejo Económico de la Cuenca del Pacífico (APEC), realizada en Haiwai, en donde se fijaron tres temas prioritarios: reforzar la integración regional y expandir el comercio, promover el crecimiento “verde” y avanzar en las regulaciones para una mayor convergencia y cooperación entre las 21 economías de APEC. La prensa occidental ha resaltado el retorno del liderazgo de EEUU hacia esta región, en donde participan economías de la vertiente americana, asiática y oceánica, unidas por al océano Pacífico, en torno a la apertura y la liberalización del comercio y las inversiones, su facilitación y la cooperación técnica. Reiteradamente, se habían escuchado voces críticas en torno a la eficacia de este foro, de carácter consensual y flexible, en tanto las metas de apertura que se habían fijado sus miembros en Bogor, al 2010 para las economías más desarrolladas, y al 2020 para las en desarrollado, no se han cumplido aún.
Ahora, con la crisis europea, EEUU-país anfitrión de este año- intenta retomar liderazgo en la región del Pacífico, por consideraciones internas y externas. EEUU consiguió apoyo para aprobar en el Senado para los TLC pendientes con Corea del Sur, Colombia y Panamá (los dos últimos no son miembros de APEC pero que sí conformarían el Arco del Pacífico junto a Chile, Perú), dando una señal potente hacia el libre comercio. El renovado interés de EEUU por el Pacífico tiene connotaciones geopolíticas y estratégicas: la secretaria de Estado H. Clinton ya había realizado giras por Asia, reafirmando su compromiso con Taiwán ( venta de armas) y en Hawai, el presidente Obama declaró que este siglo XXI era el siglo del Pacífico, alertando a que la región debe trabajar para garantizar su éxito económico, ante la inestabilidad que viene desde Europa. Obama reafirmó el protagonismo que desea tener en la región del Pacífico, vistos que muchas de sus economías, incluso las en desarrollo, han sido los motores del crecimiento mundial.
De ahí la iniciativa del presidente de EEUU de proponer la ampliación del Acuerdo Transpacífico (TPP), de carácter multilateral, más exigente en stándares laborales y en apertura, conformado por Chile, Australia, Brunei, Singapur, Vietnam, Nueva Zelanda, Malasia, y al que se unirían ahora Japón, Perú, México y Canadá, un proceso que tomará tiempo, siendo un tratado muy amplio, para crear un área de libre comercio y una mayor integración dentro de APEC. China, la segunda potencia económica mundial no se unió al TPP, porque es una idea con stándares occidentales, que reafirmaría el liderazgo de EEUU en APEC. A China no le interesa la confrontación abierta con nadie, y pone énfasis en la cooperación, en tanto reafirma su proceso interno para ser potencia. El riesgo es que APEC continúe en su lento ritmo, pierda vigencia, o se divida.
El objetivo que busca EEUU es retomar un liderazgo en la región económica y comercialmente más dinámica de mundo, neutralizar militarmente a China y reafirmar su presencia en materia de seguridad en áreas donde a futuro pudiese existir disputas declaradas ( el mar de China, Taiwán y las dos Coreas). De ahí su anuncio por ampliar la presencia militar en Australia, y la asistencia de Obama a la cumbre de Asean en Bali, a fines de noviembre. Allí, donde China juega un rol importante en el proceso de integración y cooperación entre sus miembros, algunos de los cuales, temen el poder militar que pudiera ejercer China a futuro.
APEC 2011 reveló que el centro de gravedad del mundo se ha consolidado en el Pacífico y también la existencia de dos poderes mundiales, no solamente económicos, como son EEUU y China, ambos con áreas de influencia y poder. Aún cuando a China le falta completar su proceso, de facto, ya actúa como poder y pese a la crisis y problemas internos, ha demostrado ser uno de los sostenedores de la economía mundial. Chile, como miembro de APEC y teniendo TLCS en marcha con EEUU y China, deberá diseñar una política inteligente de equilibrio, frente a la conformación de un sistema internacional bipolar y en el cual EEUU compartirá su poder con China, y con otras potencias emergentes (India).

Verónica Neghme E.
Directora Ejecutiva
Instituto de Estudios del Pacífico y del Indico
UGM

Share Button