Subir

COLUMNA DF

Veronica-Neghme-1

El pasado 31 de diciembre se publicó la Columna en DF:
2010: EL AÑO DE CHINA

Importante hechos ocurrieron en el continente asiático en este año que finaliza: el más notable en términos económicos es el ascenso de China como la segunda economía del mundo, sobrepasando a Japón, país más afectado por la crisis económica mundial. Sin embargo, el Partido Comunista Chino, en su reunión de octubre pasado, diseñó un plan quinquenal que pone menos énfasis en el crecimiento económico y más en la búsqueda de la estabilidad, a través de la construcción de una sociedad “armoniosa”, que termine con la brecha entre los 800 millones de habitantes que viven en el campo y entre los más ricos del este y los más pobres del interior agrícola. El nuevo plan basa más su crecimiento en el consumo interno que en las exportaciones, mientras el país desarrolla fuentes de energía necesarias para crecer, continúa la construcción de nuevas ciudades y polos de desarrollo y construye infraestructuras para su desarrollo interno. China es hoy el más grande constructor de infraestructuras de mundo. Es claro que este plan favorecería a las empresas locales más que a las extranjeras. En lo que respecta a la sucesión política, se vislumbró una tendencia hacia la elección futura de líderes más jóvenes y en donde se menciona a Xi JingPing como sucesor del Hu Jintao; en lo económico, el emergente proceso inflacionario, podría en 2011 traer problemas internos.
Durante este año, se mantuvieron las tensiones entre China y EEUU por la devaluación lenta y gradual del yuan, las preocupaciones de EEUU por la modernización militar de China, sus divergencias respecto del Tíbet y la situación de los derechos humanos, que culminó con la nominación del disidente chino como premio Nóbel de la Paz, lo que además intensificó las presiones de Occidente por una apertura del modelo político chino, la que ellos esperan realizar al estilo chino, y no tomando como modelo la democracia occidental; esto es, reforzando la autoridad, competencia y liderazgo del PCCH, mejorando la gestión pública. Los chinos perciben que otro tipo de apertura sería demasiado riesgosa para la estabilidad, unidad y desarrollo del país, lo que perturbaría sus metas de llegar a ser potencia mundial.
Pese a todas estas diferencias, el Presidente Obama reconoció públicamente el auge de China, no obstante que se prevé que el país asiático será además el mayor productor de manufacturas del mundo, dejando atrás a EEUU. Es claro que el mundo ya no es unipolar y que EEUU , pese a las diferencias y presiones hacia China, mantendría en el corto plazo una política de estabilidad o de apaciguamiento frente a un competidor emergente como es China. Pese a todos los problemas mencionados, el 2010 fue “ el año de China”, en donde ella desplegó todo su aparato comunicacional en la Expo Shnaghai. Además, institucionalizó sus fluidos intercambios comerciales con Taiwán mediante un acuerdo comercial y en plano de las decisiones comerciales, el precio de los commodities se ha incrementado por la gran demanda China y ella ha adquirido mayor peso junto a los emergentes BRIC’S. China se ha dado el lujo de adoptar una postura de bajo perfil frente al problema que se desatado con mayor intensidad entre las dos Coreas, siendo por naturaleza, moderadora de conflictos, en tanto ha desarrollado una clara política de acercamiento hacia América Latina y el África, en la búsqueda de alimentos y materias primas para su desarrollo interno. Su porcentaje de IED está llegando al África y sus empresas estatales están financiando proyectos de infraestructura en Arabia Saudita. China continúa ampliando sus relaciones con Irán (lo que molesta a EEUU), Myanmar, Sudán y la relación China -India será la que marcará la agenda mundial en los próximos años, centrada en el comercio, la seguridad y en las disputas territoriales entre los dos países (reclamaciones chinas en el noreste indio y Cachemira). Su influencia internacional no ha dejado de aumentar, buscando aliados políticos en el largo plazo, contando con las mayores reservas del mundo, ahora que ha comprado bonos de la deuda de países europeos con más problemas (PIGGS), proyectándose así como una “fuente de capital”. Es claro que aunque China no crezca tan intensamente, no sólo EEUU sino también el resto del mundo, tendrá que acomodar sus relaciones con este gigante asiático, sea neutralizándolas, mejorándolas o manteniéndolas.
Verónica Neghme E.
Directora Ejecutiva
Instituto de Estudios del Pacífico y del Indico
UGM

Share Button