Subir

PUBLICACIONES RECIENTES DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS DEL PACÍFICO Y DEL INDICO

Este lunes 3 de Octubre se publicó EN DF la columna de Verónica Neghme, Directora Ejecutiva del Instituto de Estudios del Pacífico y del Indíco titulada:

SE ACABO EL TIEMPO DE CHILE PARA DAR EL GRAN SALTO EN LAS RELACIONES CON CHINA

China es la segunda potencia económica mundial y va en camino a ser potencia mundial en unas décadas más. Con la crisis financiera y económica que afecta a la UE haciendo peligrar la unión monetaria- y en menor medida a a los EEUU- el mundo ha adquirido conciencia de la relevancia de China no sólo como una gran mercado y como una economía que ha crecido sosteniblemente- sino también como un país que ha llevado “ el carro” de la economía mundial, junto con otro país emergente como es India.
En Chile, en tanto, no pareciera existir una visión de lo anterior ni en el ámbito público, privado menos en la opinión pública en general. China será un actor político de relevancia, y eso los países asiáticos lo tienen claro, muchos de los cuales, aún cuando China es su principal socio comercial, sienten algún temor por el status que pueda alcanzar China en otras áreas. En círculos especializados de trabajo, no obstante, se advierte preocupación por este desconocimiento de la importancia de China como un actor político mundial de primer orden, lo que se traduciría en una cierta reticencia en algunos sectores, por profundizar la vinculación no sólo en el ámbito económico- comercial, sino más allá. Se advierte que de una forma u otra, el giro que ha dado China con su 12 plan quinquenal de aquí al 2015, de privilegiar el consumo interno, el desarrollo de los servicios y una mejor distribución de la riqueza, de alguna forma tendría repercusiones en Chile. Este plan significaría para China desarrollar nuevas energías, materiales, TI, medicinas, más protección ambiental, industria aeroespacial manufactura avanzada y servicios de tecnología y financieros. Es preciso estudiar y evaluar las ventajas que tendría para Chile la aplicación de este plan de desarrollo interno.
Con todo lo expresado, concluimos que es necesario ampliar la vinculación bilateral más allá de los sectores tradicionales, enfatizando ventajas comparativas que tiene Chile en el sector servicios, finanzas, administración de fondos pensiones, calidad de la construcción antisísmica, concesiones en infraestructura, uso de energías renovables, cooperación en tecnología minera, en la Antártica, en astronomía y mayores intercambios académicos y culturales.
Lo hemos dicho siempre: llegó la hora de conocernos mutuamente en nuestras culturas, difundir a Chile como marca y más allá de ella, en nuestra cultura e identidad. Existe un tremendo nicho en las regiones de China, en donde es más fácil penetrar que en las grandes ciudades, cuyos habitantes, de clase media emergente y ricos en potencia, optan por las marcas locales pero también globales si son de calidad y de uso práctico, eficientes. Pero para ello nuestros empresarios deben tener la audacia de explorar mercados regionales disímiles donde la clase media que está cambiando sus gustos y están abiertos a productos y nuevas marcas comparando precio-calidad.
La promoción de Chile es casi nula. ¿Cómo queremos convertirnos en una potencia alimentaria si no se ha realizado una promoción de la marca país paciente y sistemática y no se ha realizado un esfuerzo mayor por parte de las empresas nacionales para promocionar sus productos en un mercado tan competitivo como China? No podemos pensar en exportar mayoritariamente cobre. Si nos quedamos rezagados, no aprovecharemos a tiempo las ventajas que nos otorga el TLC y el acuerdo de servicios complementario con China, porque otros países están avanzando más rápido. En igual forma, Chile podría promover un mayor conocimiento mutuo, con el objetivo de propender hacia una cooperación bilateral directa entre provincia y regiones Chinas, detectando aquéllas que ofrecen una mayor potencial económico en los próximos años.
El ejercicio intelectual está a nivel de las elites y expertos en el tema. Aún cuando es obvio que las prioridades internas prevalecen, también sería conveniente aumentar el presupuesto fiscal para dotar a la Embajada de Chile en China de mayores recursos, para fortalecer la vinculación en algunos de los ámbitos mencionados y para difundir a Chile en China, país al cual se le debiera dar la misma relevancia que a EEUU, como ya lo ha hecho Brasil, México y otros países. Debemos internalizar que la realidad geopolítica está cambiando y en este sentido, la política de Chile debe ser de Estado, pragmática y apuntando a aquellos intereses que favorezcan a nuestro desarrollo. La conformación de una agenda público- privada entre Chile y China se torna indispensable.
Verónica Neghme E.
Directora Ejecutiva
Instituto de Estudios del Pacífico y del Indico
UGM

Publicación en Revista Shang Bao – octubre de 2011

ESPECIAL MERCURIO OCTUBRE CHINA

Suplemento La Segunda – Octubre 2011

Share Button