Subir

Columna: India tras 67 años de independencia, oportunidades para ser potencia.

Veronica_Neghme
El pasado 31 de agosto se publicó en el Diario Financiero la columna escrita por la Sra. Verónica Neghme, Directora Ejecutiva del Instituto de Estudios del Pacífico y del Indico acerca de la independencia de India.

India tras 67 años de independencia, oportunidades para ser potencia.
El 15 de agosto pasado, la India celebró el aniversario 67 de su independencia. Con una historia difícil, estuvo bajo la dominación extranjera desde el siglo 11 hasta 1947, con europeos y musulmanes. La unificación de este país se hizo bajo un gobierno auténticamente indio, pero también llevó a la división política del sub continente: las áreas de mayoría musulmana, el valle del Indus región oeste y el noroeste del desierto de Thar y la cuenca del río Ganges se separaron de India, formando lo que más tarde fue Pakistán, y Bangladesh. Tras cuatro guerras, principalmente sobre Cachemira, el resultado fue la caída de Bangladesh.
la India, está ubicada en un subcontinente que se divide físicamente en cuatro partes: el marco montañoso desde el Mar Árabe a la Bahía de Bengala; la llanura India Norte del sudeste de Delhi a través del delta del Río Ganges a la frontera de Myanmar, y de los Himalayas en el norte a las colinas del Sur; la península india que sale al sur en el Océano Índico y es montañoso; los desiertos en el oeste entre la llanura india Norte y el Valle del Río Indus de Pakistán.
India se perfila como un poder emergente en el mediano plazo, no solamente por su poder demográfico (alrededor de mil cien millones de habitantes), sino también por su ubicación estratégica, y su lento proceso de reformas económicas, a lo que se une la fortaleza que le dejó la herencia de la colonización británica (el inglés, el sistema político ahora con peculiaridades propias, descentralizado, entremezclado con diferentes sub culturas y castas y la infraestructura de ferrocarriles).
Pese a todas las dificultades e inestabilidades políticas por las que ha atravesado este singular país, desde los inicios del gobierno del Primer Ministro Manmohan Singh, se inició un proceso de apertura de la economía, no obstante no contaba entonces Singh con mayoría en el Congreso. Sin embargo, la economía de ha desacelerado debido a la crisis de la eurozona, unida a la caída de la tasa de inversión, al lento crecimiento del consumo privado, la permanente inflación, a la baja expansión de la industria (exceptuando la de servicios, en donde India es fuerte), a los altos déficits presupuestarios y corriente y a la debilidad de su moneda, la rupia. A ello se agregan factores políticos críticos, como son una fuerte oposición y las divisiones internas del gobierno, con miras a las elecciones del 2014. Nadie desea adoptar medidas anti populares.
No obstante las dificultades por las que atraviesa la economía, los problemas de pobreza, a India hay que analizarla en el mediano plazo, con sus potencialidades, como son una clase media emergente, que al 2025 se estima que constituiría el 41% de la población, una economía fuerte en TI y en software, una potencia nuclear, militar y ahora marítima. Su relativo aislamiento, le permite tener una política extranjera equilibrada entre los grandes poderes, EEUU, China, Rusia, que junto a Sudáfrica, conforman el grupo de los denominados BRICS. Y es debido a sus dificultades coyunturales y estructurales, que algunos analistas han puesto duda su pertenencia futura a este grupo de países, que se espera que al 2025 se conviertan en potencias medias, en la conformación del mundo multipolar que se prevé.
Para que India mantenga su estabilidad y logre un status de potencia media, junto a las reformas económicas y sociales que el país requiere, también tiene desafíos geopolíticos, como son, lograr soberanía sobre el río Ganges, extenderse a lo largo del subcontinente indio, construcción de una armada fuerte que signifique un freno a cualquier poder externo en el subcontinente desde el mar. Y en esto está India hoy, pues no hay que olvidar que el Índico es estratégico: el 70% de la producción petrolífera mundial y el 50% de los mercantes mundiales navegan por sus agua; además, da acceso a zonas sensibles para las rutas marítimas , como son el estrecho de Ormuz, el Canal de Suez o el Estrecho de Málaca. Aún cuando EEUU está fuerte en el Índico, la India está proyectando su poder marítimo para convertirse en potencia global, y proteger las líneas de navegación por donde circulan las materias primas y mercancías de la economía mundial. A India hay que mirarla como potencia en esta perspectiva también, pese a todas sus dificultades internas. 67 años de independencia le han permitido avanzar bastante, aún cuando India teme que China conforme un centro estratégico en la región. De ahí su política de equilibrio y la importancia de conformar junto a Rusia, China, Brasil y Sudáfrica, el grupo de los BRICS, un bloque que no se limita solamente a lo económico, sino que ya ha dado pasos políticos internacionales. India tiene fortalezas y oportunidades estratégicas para transformarse en potencia.
Verónica Neghme E.
Directora Ejecutiva
Instituto de Estudios del Pacífico y del Índico
UGM

Share Button