Subir

COLUMNA PUBLICADA EN DF


Este miércoles 31 de agosto fue publicado en el Diario Financiero la columna escrita por Verónica Neghme E., Directora Ejecutiva del Instituto de Estudios del Pacífico de la Universidad Gabriela Mistral acerca del Resurgimiento de las tensiones entre China y sus vecinos por posesiones marítimas.

RESURGIMIENTO DE TENSIONES EN EL MAR DE CHINA
En los últimos meses, han resurgido conflictos latentes entre China, Vietnam y Filipinas en torno a los archipiélagos Spratly y Paracel, en el mar de China meridional, ricas en gas y petróleo, lugar donde faenan pesqueros y cruce de importantes rutas marítimas. Desde mediados de junio, la zona ha sido lugar de incidentes entre barcos chinos y vietnamitas. La pregunta obvia es ¿porqué ahora resurgen estas tensiones? Este ha sido un asunto que ha permanecido por largo tiempo estancado, debido a la política de China de mantener buenas relaciones con todos los países, en particular con los asiáticos, privilegiando su desarrollo interno. De partida, el Mar de China, un espacio de 1,3 millones de millas cuadradas (3.438 metros cuadrados) del Océano Pacífico entre China y varias naciones del Sudeste Asiático, tiene más de 200 islas deshabitadas y arrecifes de coral que albergan vida marina. Las tensiones coinciden con importantes cambios geopolíticos, como ha sido el debilitamiento económico y financiero de EEUU y el ascenso de China como segunda potencia económica mundial, extendiendo su influencia en el mundo, ahora con las economías de Europa en crisis. El incidente con Vietnam se interpreta sólo como una señal, pues ninguno de los países que reclaman las islas estaría dispuesto a enfrentarse bélicamente, menos ahora China, por las razones expuestas. Lo que temen los países del sudeste asiático es el momento en que China se convierta en un poder político y militar y que entonces haga valer sus derechos sobre esta zona estratégica.
Las más codiciadas son las islas Spratly, que contienen enormes reservas de gas y petróleo bajo el océano, energías que van en disminución. Tanto Vietnam como Filipinas sienten que es ahora cuando deben ellos utilizar la Zona Económica Exclusiva, atrapando más peces (bienes finitos) y descubriendo más petróleo ( recurso escaso) Como bien es sabido, todos los estados involucrados en el Asia Pacífico son parte de la Convención del Mar, que estableció la Zona Económica Exclusiva , en donde se les permite a los estados miembros derechos exclusivos de pesca y desarrollo de sus recursos dentro de las 200 millas náuticas de las costas de un país. Y obliga a las partes a resolver sus controversias por medios pacíficos. Sin embargo, China tiene una demanda más amplia, que abarca todas las islas Spratly en el sur del Océano y las islas Paracels hacia el norte, esto es, la mayoría del Mar de China. ¿Porqué no se aplican en pleno las disposiciones de la CONVEMAR en esta región? Una explicación sería la hegemonía de China como potencia regional y el creciente peso de su poder naval (China tiene 260 unidades navales entre destructores, fragatas, submarinos y acaba de probar un portaviones, el Varyang, para fines científicos, constituyendo según EEUU, la fuerza naval más grande del Asia). Lo que hace diferente a la Armada China es el rol de asegurarse el control sobre amplias zonas del mar en el sudeste y en el noreste de Asia, bordeando Japón y los países del Sudeste Asiático; además, están los intereses nacionales, en donde la búsqueda de energía para el desarrollo de los países se hace cada vez más urgente. En la práctica, los incidentes mencionados, se han traducido en un renovado interés de EEUU en esta región, dispuesto a atender las peticiones de ayuda de Vietnam, Filipinas ( realización de ejercicios conjuntos), desde que el año pasado China declaró ante EEUU que el Mar de China era una de las principales preocupaciones de seguridad de China. La ampliación de la influencia de China en el Mar de China preocupa a los países del Asia, que perciben a China como un poder hegemónico regional.
El Mar de China es por cierto para Chile, un lugar muy lejano, pero es importante estar atentos a la evolución de los acontecimientos, porque siendo Chile un país de la Cuenca del Pacífico, cualquier incidente futuro mayor, de alguna forma afectaría nuestros vínculos económico comerciales con una región en la que estamos avanzando en profundizar lazos no sólo comerciales (49% de nuestras exportaciones van allí, estamos negociando TLC con Tailandia, por negociar con Hong Kong e Indonesia y ampliando el de China a inversiones ), sino de todo orden.
Verónica Neghme E.
Directora Ejecutiva
Instituto de Estudios del Pacífico y del Indico
UGM

 

Share Button