Subir

COLUMNA PUBLICADA EN DF

foto-vneghme

ENERGIA NUCLEAR: UN DEBATE QUE VIENE

La prensa local  dio a conocer un estudio que señala que en Chile el 67% de la población rechaza la posibilidad que se instale  una central nuclear en el país, pero el 74% se abre  a analizar  esa opción si se demuestra  que es más limpia y económica. Los comentarios de expertos chilenos  señalan que existe mucha ignorancia  en la materia, que se requiere más educación y que es

necesario acercar  la información a la población, dado que lo que le ha quedado a la gente  es el accidente de Chernobyl, un reactor mal diseñado y con malas condiciones de seguridad.  Sondeos europeos han demostrado que cuanto más y mejor informada esté la población en esta materia,  más  positiva  será su opinión. Allí incluso se habla de un “renacimiento” de este tipo de energía, justamente por  su contribución  a un medio ambiente sustentable, reduciendo  los ecologistas su activismo. Recomiendo la lectura del libro  de Bertrand Barre y Pierre- Rene Bauquis “Understanding  the  Future, Nuclear  Power” Ed. Hirlé,  París, 2007.

En Chile  hay que partir por educar a la población  en qué consiste  este  tipo de energía, que en los países industriales más avanzados ha desarrollado un sistema de seguridad que no tiene precedentes  en otros sectores industriales, tanto en la construcción de la central, en  el  ciclo reprocesamiento de la materia  prima (MOX, mezcla de uranio y plutonio), como  en el transporte del material en buques especiales con altos niveles de seguridad y en el régimen regulatorio estandarizado internacionalmente.  Así, a  la selección del emplazamiento de la central  se le exigen condiciones  demográficas, climáticas, sísmicas, es decir, lugares apropiados  donde instalarlas. Japón por ejemplo, tiene sistemas de seguridad  altísimos, dado que, al igual que Chile, es un país con  sismos y sus  16  centrales están en zonas costeras.  Otro pilar de seguridad importante  es  la preparación y el estudio acucioso del personal en sus actuaciones, decisiones e interrelación  con el entorno. En cada país existe un órgano regulador  que supervisa todas las etapas, desde el diseño, construcción y mantenimiento de la operación a largo plazo, hasta la clausura de un reactor. A nivel internacional, existe cooperación en materia de seguridad a cargo de toda una red de organismos internacionales involucrados. En la seguridad  hay que contemplar también  los riesgos existentes en  políticas del suministro de gas y de petróleo en el mundo (escasos e inciertos), en tanto el uranio es abundante  y disponible en países estables, siendo la energía nuclear además el emisor más bajo en todo su ciclo de dióxido  de carbono por unidad de  electricidad producida, contribuyendo a  la disminución de gases contaminantes.

La aceptación pública y política es fundamental para iniciar una política nuclear, así como también la formación de profesionales y técnicos, en un país como Chile, que cuenta con excelentes ingenieros. En un viaje de exploración a plantas de reprocesamiento nuclear, a un  buque nuclear  en Francia  e Inglaterra, pude constatar en terreno las condiciones de seguridad de  lo nuclear; sin embargo, mis temores apuntaban a  si en Chile se podía hacer, pero como señalaron los argentinos, si nosotros ya tenemos dos, ¿porqué  Chile no?

Verónica Neghme E.

Directora Ejecutiva

Instituto de Estudios del Pacífico y del Índico

UGM

Share Button