Subir

COLUMNA UGM EN DF

Jorge Martínez Busch en su exposición.

Jorge Martínez Busch en su exposición.

El pasado 27 de abril fue publicada la columna de Jorge Martínez Busch, Director del Instituto de Estudios del Pacífico e Indico, en el Diario Financiero en relación a Japón, la logística tras el Terremoto.

Hoy no se concibe que una empresa gigante pretenda fabricar todo lo que necesita para su línea de producción y sea autosuficiente. La tendencia es ir hacia una mayor interrelación de empresas de diferentes tamaños y en donde, la especialización de unas completará la producción de las otras. Esto es particularmente válido en el caso del Japón en donde, por su cultura y laboriosidad, una pequeña empresa puede ser parte de una transnacional mediante la fabricación de un solo componente hecho por pequeños grupos de artesanos altamente educados. Son conscientes de sus limitaciones y realistas en reconocer que en la medida en que las partes que producen son perfectas en el detalle, más prestigiados serán sus productos. Esta filosofía, requiere un profundo respeto por lo que se hace y explica la razón de porqué la integración de partes funciona en base a la confianza mutua. Llama la atención ahora que la producción de algunas de las grandes empresas se hubiera detenido por la interrupción de la cadena logística al quedarse sin componentes. Y la pregunta es ¿no habían niveles de copio que permitieran continuar con la producción? Probablemente se dirá que estos se rebajaron al mínimo permitido, en busca de una mayor efectividad en la competencia, quedando casi sin diferenciarse el concepto de nivel operativo con que funciona la empresa, con el nivel mínimo de stock para esperar el tiempo de reposición, sin que se interrumpa la producción. Al hacerlo, cualquiera acción de un agente externo no bien apreciado o poco considerado en la planificación de la producción, interrumpirá la línea por la carencia de volúmenes de reposición oportuna, en cantidad adecuada y en el lugar necesario. Si esta situación se extrapola a las empresas que se poseen en los otros países, se complica más, al estar sometidas a factores que no han sido afectados por la carencia de niveles mínimos, ya que obedecen a otras velocidades de demandas. Un terremoto de alto grado de destrucción como el ocurrido en Japón en abril, es una alerta para replantearse los conceptos de niveles de stock de la empresa volviendo a la logística clásica, aunque esto signifique un capital inmovilizado de mayor valor que el acostumbrado. Y como siempre el problema será cuál sería el valor mejor?
Estamos ubicados en el cinturón de fuego del Pacífico, caracterizado por el alto número de volcanes activos que posee. Abarca desde Japón a Chile y la mayoría de los países que conforman la Cuenca se encuentran en los bordes de choque de las placas que caracterizan el fondo marino de este océano. Esta situación geográfica contribuye a que la ocurrencia de los terremotos, tsunamis y temblores sean mucho más frecuentes que en otras geografías. Su significado es que debemos vivir con una realidad sísmica más dura que en cualquiera de los otros países que no están asentados en estos bordes. Por lo tanto nuestras empresas tienen que valorar este simple hecho y asumir que la respuesta a la interrupción de la producción se encuentra, entre otros factores, en manejar la logística con el criterio de niveles más realista, concepto que debe incorporar el factor sísmico en forma más intensa independiente de los costos de construcción, de los seguros, de las distancias y del valor del capital inmovilizado. Hay una razón adicional ya que algunos científicos creen que las frecuencias de los sismos en la Cuenca han ido en aumento en intensidad y en duración. Aparentemente las velocidades con que se están desplazando las placas en los bordes de las plataformas continentales están siendo mayores que los estimados .Se atribuyen a estos desplazamientos la mayoría de los sismos que sufre la Cuenca.
Ante estas posibilidades, sostengo que hay que volver a los conceptos básicos de la logística clásica.

Jorge Martínez Busch.
Director del Instituto de Estudios del Pacífico y el Índico. Universidad Gabriela Mistral.

Share Button