Subir

Corea del Sur rinde tributo a héroes de guerra y hace llamado a la paz

Por: MARISOL ORTEGA GUERRERO SEÚL (COREA DEL SUR) |

Veteranos de guerra de 21 países reciben reconocimiento por su esfuerzo y valentía hace 60 años.

‘Honor a ustedes’. Una y otra vez, centenares de veteranos de guerra, provenientes de los 21 países aliados de Naciones Unidas que apoyaron a Corea del Sur hace más de seis décadas, han escuchado estas palabras en medio de los homenajes y del trato de héroes que han recibido por estos días en Seúl, al conmemorar los 60 años de la firma armisticio que puso fin a la guerra entre las dos Coreas.

“Agradezco a todos ustedes por su honor, su valentía, su sacrificio. También a los soldados que fallecieron en la guerra, un recuerdo y una oración por cada uno”, dijo el primer ministro de la República de Corea, Chung Hongwon, durante una cena de gala y condecoración de los excombatientes la noche anterior.

“Distinguidos veteranos, nosotros nunca vamos a olvidar ese momento cuando vinieron a rescatar a nuestro pueblo siendo tan jóvenes; a proteger nuestra libertad, nuestra paz y democracia. Ustedes son unos héroes que han contribuido con la paz y la prosperidad del mundo. Sembraron y plantaron la raíz de un árbol que ha crecido, pues hoy somos la octava economía del mundo. Corea tiene un rol en el mundo y esto es gracias a lo que ustedes hicieron por nuestro país en ese momento”, agregó.

Entre tanto, Sung Kim, embajador de Estados Unidos en Corea del Sur, valoró que los soldados hace más de 60 años se sacrificaran por un país que en ese momento ni siquiera sabían que existía. “Valió la pena su esfuerzo. Nos enseñaron su gran coraje en medio del sufrimiento y dieron la base para la amistad entre nosotros, que será fundamental para lograr la paz en la Península. Gracias a ustedes, honor a todos ustedes”.

El mismo sentido llevó en su mensaje el general James D. Thurman, comandante general de las Fuerzas de Naciones Unidas, quien agradeció el apoyo de los veteranos de Corea y afirmó: “Ustedes son unos héroes. Todo su trabajo y sacrificio ha sembrado la prosperidad en esta nación. Y Corea ha respondido, ha cumplido con la democracia y el desarrollo económico”.

Placa y medalla

Durante esta ceremonia, se entregó una placa conmemorativa al representante de cada delegación y a todos los excombatientes, la medalla de reconocimiento como héroes.

Por Colombia, ese honor correspondió al veterano de guerra Guillermo Rodríguez Guzmán, quien estuvo 22 meses en Corea, luego de haber insistido para que lo enviaran a combatir cuando se conoció la noticia de la guerra y el llamado de Naciones Unidas a los países aliados. “Es un honor representar a Colombia. Doy gracias a Dios por estar vivo, y estar en buenas condiciones físicas y mentales 60 años después. Cómo no emocionarse con el agradecimiento de una nación que no nos olvida. Un reconocimiento no solo a uno sino a su país”, señaló a EL TIEMPO, Rodríguez Guzmán, quien al partir para la guerra de Corea era oficial de planta del Batallón Guardia Presidencial.

“Insistí en participar. Quería saber cómo era una guerra, conocer una cultura diferente. Fue algo interesante en mi vida, pero muy duro. El invierno a campo abierto es terrible, las manos se abren y uno siente como si le atravesaran los dedos con agujas. Tampoco uno estaba acostumbrado a que le dispararan artillería, ráfagas de ametralladora”, recuerda, a la vez que reitera su orgullo por lo que significa ser parte del Ejército de Colombia.

Han pasado 60 años y muchos veteranos no ocultan su asombro al ver la nueva Corea, especialmente Seúl, su capital. “Era un país en la miseria y ver ahora el milagro de la transformación, de la economía, del progreso. Uno queda asombrado”, dice Rodríguez Guzmán, quien viajó acompañado de su esposa María Cristina Vargas.

La misma sensación siente Olegario Pinzón, quien después de la guerra nunca había vuelto a Corea. “Encontré todo cambiado al mil por ciento. Eran ruinas, desgracias. En la actualidad es un país muy adelantado, muy avanzado y además, nos quieren mucho los coreanos, y nosotros a ellos también”, afirma.

Para él, este homenaje y llevar esta nueva medalla es un orgullo. Estuvo 14 meses en la guerra, fue voluntario y no duda en afirmar que “una guerra es terrible, ningún país del mundo debería tener guerra, sino buscar la paz. Es lo que todos deseamos, los coreanos, los colombianos”, dice con el apoyo total de su esposa Rosa Tulia Clavijo de Pinzón.

Finalmente, el tercer integrante de la delegación colombiana, León Gaviria Espinosa, reconoce que nunca imaginó recibir este homenaje tan grande, en los 60 años del armisticio. “Nunca pensé encontrar tanta amabilidad, tanta comprensión, tanto cariño, tanto agradecimiento. Me voy también muy agradecido con el pueblo coreano. Orgulloso de haber ayudado hace más de 60 años y haber dejado mi sangre en estas tierras (fue herido en combate, en el que estuvo un año). Es mi segunda patria”, dice. Una que ha cambiado radicalmente, “después de dejar pantanos y potreros, tanta desolación, hoy es una ciudad muy bonita, amplia, acogedora. Nunca me la hubiera imaginado”.

Un llamado a la paz

Entre ceremonias, conciertos y cenas de gala, Corea del Sur no ha perdido ni un minuto para hablar de la paz, lo que contrasta un poco con respecto a la celebración de su vecino Norcorea, en donde según versiones de prensa, los tanques de guerra y los desfiles militares han sido el eje de las actividades de los 60 años del armisticio que puso fin a la guerra.

Park Sung-Choon, ministro de patriotas y veteranos de la guerra, en Seúl, habló de reunificación y ayuda para los hermanos de Norcorea. “Tenemos que buscar la razón de la división. Superar el problema y alcanzar la paz para Corea. Esta guerra solo terminará con la reunificación”, explicó en rueda de prensa con medios de diferentes países del mundo, como Colombia, Canadá, Etiopía, India, Italia, Nueva Zelanda, Noruega, Filipinas, Tailandia y Turquía, invitados especialmente para esta celebración.

Por su parte, la presidenta de Corea Park Geun-hye, reconoció que es “importante establecer la paz en la península, abrir una nueva era de paz”, y reconoció que están trabajando con la comunidad internacional en este tema. “Espero que Norcorea abandone el desarrollo nuclear y siga por el mundo de la paz”, insistió.

Un llamado que también reiteró el primer ministro de la República de Corea, Chung Hongwon, para quien “desafortunadamente aún no se puede hablar de paz. Somos el único país dividido, con amenazas de Corea del Norte. Tenemos una situación de inestabilidad, pero estamos dispuestos a no repetir una tragedia, a solucionar esto con la cooperación internacional, solo así las nuevas generaciones no verán una guerra, como les pasó a las de ayer, sino un país unificado”.

http://www.eltiempo.com/mundo/asia/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12953285.html

Share Button