Subir

Corea del Sur: un mercado, China: muchos

NOV 20

Hay una cuestión que no por obvia hay que dejar de resaltar: China es muy grande y Corea del Sur es pequeña, al menos si la comparamos con su grandioso vecino. De esto ya hablamos en otro artículo, y además, todo el mundo parece saber esto, aunque tal condición encierra muchos matices. Muchos de los que quieren hacer negocios con Asia Oriental entienden que en China, por el tamaño de su población (y por consiguiente, mercado) existen muchísimas oportunidades y que, de una u otra forma, hay negocio para todo el mundo. En cambio, se aprecia lo contrario con Corea del Sur: al ser un pequeño (gran) país no hay mucho que hacer ahí empresarialmente hablando. Esto no necesariamente es así, ahora lo veremos.

La diferencia fundamental entre China y Corea del Sur para entender sus poblaciones como mercado potencial es la diversidad. Para comprender China hay que pensar en un Estado que supera de largo la suma demográfica de la Unión Europea (28 países, 504 millones de habitantes), América Latina (21 países, 598 millones) y Rusia (143 millones). Sus 1350 millones de habitantes no conforman, a pesar de vivir bajo unas mismas fronteras, una sociedad homogénea. Sus contrastes territoriales, culturales, étnicos y lingüísticos pueden llegar a ser abismales.

Por consiguiente, cuando alguien se plantea hacer negocios en China no puede observar (de no tratarse de una grandiosa multinacional) al país como un mercado. Más bien ha de pensar en territorios, provincias, ciudades… Sólo Jinan, una urbe que apenas nadie conoce en España, supera la población de Madrid, Barcelona y Valencia juntas. Pero más allá de lo cuantitativo, hay que reflexionar sobre el marketing y la estrategia comercial: el producto que puede tener éxito en una parte de China puede fácilmente fracasar en otra.

Corea del Sur, sin embargo, sí es un país uniforme, un único mercado en términos generales. Su tamaño supone una centésima parte de China y una quinta parte de España: por tanto, todo está cerca, permítansenos la expresión. Esto es útil a efectos de comunicaciones, logística… y además, sus infraestructuras de transportes (por tierra, mar y aire) son excelentes. Los surcoreanos conforman una sociedad muy uniforme, con un único idioma, una misma cultura y un desarrollo similar según territorios. También los hábitos de consumo son prácticamente los mismos en todo el país… Todo ello, no hay duda, supone una ventaja para el exportador o inversor.

Y la población de Corea del Sur, sin poder comparar sus cifras con las de China, no es desdeñable: casi 50 millones de habitantes, como España, lo que la convierte en un país de tamaño medio. Además, hablamos de una nación desarrollada, con una clase media muy amplia y que además, se caracteriza por un fortísimo consumismo. Los surcoreanos son proclives a cambiar de coche (nuevo) cada tres años o comprar por la TV/Internet casi todo lo que se les presenta a sus ojos. Su alto poder adquisitivo y su irracional impulso consumista convierten al país en una pieza muy codiciada.

Así pues, cuando nos preguntan, ¿qué es mejor, hacer negocios en China o en Corea del Sur? Siempre contestamos… “depende.” En China las oportunidades son infinitas, aunque los obstáculos no pocos, amén de que hablamos de un país espectacularmente diverso. En Corea del Sur no hay tanto por hacer… pero sí es más sencillo de abarcar…

En posteriores artículos hablaremos de oportunidades de negocios en Corea del Sur, pero con este nuevo texto, que intenta matizar unas anteriores reflexiones en este blog, esperamos haber podido aclarar un poco el carácter del mercado surcoreano, y sobre todo, en comparación con su todopoderoso vecino.

http://blogs.globalasia.com/corea-del-sur/corea-del-sur-un-mercado-china-muchos/

Share Button