Subir

Corea del Sur urge al Norte a aceptar su propuesta para celebrar reuniones de las familias separadas

Seúl, 10 de enero (Yonhap) — Corea del Sur presionó este viernes a Corea del Norte para que acepte su oferta de celebrar reuniones de las familias separadas por la Guerra de Corea, calificándola como un primer paso hacia la mejora de las relaciones intercoreanas.

“Urgimos a Corea del Norte a que muestre una actitud sincera hacia nuestra propuesta”, dijo Kim Eui-do, portavoz del Ministerio de Unificación, en una sesión informativa regular.

Su comentario se produjo un día después de que Corea del Norte rechazase la propuesta de Corea del Sur para celebrar reuniones de las familias separadas en torno al Año Nuevo Lunar, que este año cae el 31 de enero, citando los ejercicios militares conjuntos que Corea del Sur celebra anualmente con EE.UU.

Corea del Norte insiste en que dichas maniobras son un ensayo para una guerra nuclear contra su régimen, mientras que Seúl y Washington afirman que son de carácter defensivo.

Aún así, Pyongyang señaló que las reuniones de las familias separadas podrían tener lugar en una “buena estación”, ya que hizo una solicitud mal disimulada para suspender las maniobras militares conjuntas y celebrar diálogos sobre la reanudación de un programa turístico suspendido a la montañan Kumgang, un centro turístico en la costa oriental de Corea del Norte.

Corea del Sur suspendió los viajes al centro turístico después de que una turista surcoreana falleciese por los disparos de un guardia norcoreano en 2008.

Desde entonces, Corea del Norte ha solicitado reiteradamente la reanudación del programa turístico, que servía como una de las pocas fuentes de ingresos legítimas del empobrecido país.

Kim dijo que el programa turístico a la montaña Kumgang puede ser discutido por separado del asunto de las reuniones de las familias separadas, aunque no dio una fecha específica.

Las dos Coreas han celebrado más de una docena de rondas de reuniones familiares desde su histórica reunión cumbre en el año 2000, reuniendo a más de 21.700 familiares que no se habían visto desde la Guerra de Corea de 1950-53.

El conflicto intercoreano terminó en un cese el fuego, no con un tratado de paz, dejando a las dos Coreas aún técnicamente en guerra.

http://spanish.yonhapnews.co.kr/national/2014/01/10/0300000000ASP20140110001300883.HTML

Share Button