Subir

Corea del Sur y EE.UU. reanudan las conversaciones sobre el pacto de energía nuclear

Seúl, 7 de enero (Yonhap) — Corea del Sur y Estados Unidos iniciaron, este martes, su novena ronda de conversaciones sobre si permitir a Seúl enriquecer uranio y reprocesar el combustible nuclear gastado, dijo la Cancillería surcoreana.

Las delegaciones, representadas por el embajador surcoreano, Park Ro-byug, y el secretario de Estado adjunto estadounidense, Thomas Countryman, tratarán de llegar a un acuerdo para reescribir el pacto de cooperación nuclear civil durante las conversaciones de dos días, en la ciudad central surcoreana de Daejeon.

El acuerdo de cooperación nuclear civil, firmado por primera vez en 1956 y revisado por última vez en 1974, debía expirar en marzo de 2014, pero se extendió por dos años, después de que las dos partes no pudieran reducir sus diferencias en una serie de negociaciones desde agosto de 2010.

En virtud del pacto con Washington, conocido también como el “acuerdo 123”, Seúl acordó abstenerse de utilizar las tecnologías de enriquecimiento de uranio y de reprocesamiento del combustible nuclear gastado, incluso para fines pacíficos.

Sin embargo, Seúl quiere ahora que se levante la prohibición, citando la necesidad de reducir los residuos que se están acumulando y conseguir suministros de combustible para la creciente demanda nacional de energía y su papel como exportador mundial de plantas nucleares.

No obstante, Washington ha rechazado la demanda debido a las preocupaciones sobre la proliferación, sobre todo teniendo en cuenta las capacidades de armas nucleares de Corea del Norte. El reprocesamiento puede producir plutonio para su uso en bombas atómicas.

Corea del Norte llevó a cabo pruebas nucleares en 2006 y 2009 con el plutonio obtenido mediante el reprocesamiento del combustible nuclear gastado, si bien aún no se ha confirmado si el país utilizó uranio en su tercera y última prueba del año pasado.

Corea del Sur espera adoptar la llamada tecnología de piroprocesamiento, un método resistente a la proliferación, lo que permitiría al país promover sus objetivos de energía nuclear civil.

Pero algunos expertos en no proliferación dicen que no es significativamente diferente del reprocesamiento, y que el plutonio resultante podría convertirse rápidamente en material para uso armamentístico.

Un funcionario de la Cancillería, bien informado del asunto, dijo que harán todo lo posible para lograr un acuerdo avanzado y que beneficie a ambas partes, tratando de tener en cuenta las circunstancias y necesidades surcoreanas, al tiempo que comparten las reservas de EE.UU.

http://spanish.yonhapnews.co.kr/national/2014/01/07/0300000000ASP20140107001100883.HTML

Share Button