Subir

DISCURSO: MAR GURIDI

SEÑORA ALICIA ROMO ROMÁN, RECTORA DE LA UNIVERSIDAD, SEÑORAS Y SEÑORES AUTORIDADES, QUERIDOS PAPAS, GRADUADOS Y AMIGOS:

Hemos llegado.
Esta era nuestra meta. Una de muchas.
Recuerdo con emoción nuestro encuentro en el punto de partida.  Tímidos, nerviosos, expectantes mediamos nuestras fuerzas, compartiendo un mismo sueño: INICIAR NUESTRA CARRERA.
Habíamos superado la primera fase de esta competencia, ya habíamos escogido en que pista correr, EN QUE UNIVERSIDAD ESTUDIAR. Nuestros pies debían apoyarse sobre un terreno firme y seguro, con límites claros y precisos, con entrenadores confiables, sabios y expertos que serían nuestros guías y modelos. Asimismo ellos estarían en los puestos de relevos velando que en esta carrera nos pasásemos el testimonio del conocimiento unos a otros, esos entrenadores nuestros PROFESORES, quienes son servidores del conocimiento  que con humildad,  sencillez y generosidad nos traspasan.
Es por ello que llegamos a la Universidad Gabriela Mistral, la cual nos daría la oportunidad de aprender, crecer, y fortalecer nuestros principios.
Quiero destacar que nuestra Universidad lleva 26 años dedicados a la enseñanza, labor que  ha sabido entregar con generosidad, manifestada en los reconocimientos de excelencia académica, en los convenios con Universidades extranjeras y en el éxito de los profesionales egresados de nuestra Casa de estudios.
La Universidad Gabriela Mistral nos ha preparado para enfrentar con las mejores herramientas el Mundo cambiante de hoy, agregando valor y humanismo a los conocimientos que entrega. Herramientas que nos permiten mirar con optimismo el entorno y el futuro de nuestras vidas.
Como en toda carrera uno trata de avanzar rápido; sin embargo, sucede muchas veces que el impulso inicial se traduce en tropezones y caídas. Al mirar al lado otros competidores que también han tropezado nos brindan una mano solidaria que permite que todos nos paremos y sigamos corriendo, pero ahora acompañados y atentos a nuevos obstáculos. NUESTROS AMIGOS.
Quienes transformaron este difícil camino en recuerdos inolvidables como esos días de  examen de mucho nerviosismo y ansiedad que finalmente terminaban con una noche de relajo comentando los detalles de cada interrogación.
Quiero hacer mención en especial a mi curso con quienes entré el año 2002 a estudiar la carrera de Derecho y egresamos el 2006, aun cuando no todos están aquí, se creó un ambiente de colaboración mutua y de sana competencia que permitió que creciéramos como personas, no sólo como estudiantes y por eso ahora los veo aquí dispuestos a participar y ser protagonistas de una Sociedad que requiere de nuestra ayuda.
Me referiré también  a quienes verdaderamente están detrás de cada uno de los que estamos aquí presentes, y son nuestras FAMILIAS, quienes participaron de esta carrera como un público activo motivando para que siguiéramos hasta el final con la esperanza de ver que nuestros sueños se estaban realizando.
Finalmente quiero agradecer en nombre de toda la generación que recibe su título hoy a nuestra Universidad, profesores, personal académico y de colaboración, quienes nos ayudaron a concretar nuestro proyecto y quienes nos brindaron una sonrisa en los momentos de preocupación.
Quisiera dar un agradecimiento expreso a cada uno de los profesores que han participado en nuestra formación. El riesgo o la injusticia de olvidar a alguno me hace representarlos a todos ellos en la persona del profesor Víctor Mukarker, quien nos transmitió la inquietud del saber, de aprovechar los minutos ociosos, transformándose en un verdadero guía y maestro de nuestra generación. Él representa el verdadero espíritu de nuestra Universidad.
Mirando el camino recorrido me doy cuenta que no participé en una competencia común tras un único premio, un único triunfador.  Todos somos ganadores. Nuestro premio: conocimiento, experiencia, cariño, respeto y  humildad que debemos brindarle a los demás.
La universidad nos motivó a poner en práctica  lo que sostuvo Kant: “SAPERE AUDE”, atrévete a saber, estos años fueron de trabajo, esfuerzo, y muchas veces el camino se hizo difícil; sin embrago, atreverse a ir avanzando hacia el futuro, hacia lo que se desconoce, pero con herramientas que nos permiten aprender de nuestros errores, y si bien el caerse está permitido, parase es una obligación.
Los graduados del año 2007, hoy queremos continuar con la tradición de la Universidad, eligiendo tres colores que simbolizan de alguna manera todo lo que hemos vivido en estos años y lo que esperamos del porvenir.
El rojo, representa la pasión y la entrega que pusimos durante estos años de estudio;  y el coraje que necesitamos para enfrentar los desafíos de la vida universitaria.
Esperamos poder seguir teniendo esa pasión, entrega y coraje que nos han permitido llegar hoy hasta aquí.
El verde, color que representa la esperanza y la confianza con las que escogimos esta Universidad, sabiendo que seríamos capaces de ser los mejores profesionales, gracias a lo mucho que nos dieron nuestros profesores.
El blanco,  representa ese camino todavía no recorrido y que ahora emprendemos armados con  la formación ética y profesional que hemos adquirido en esta, nuestra Universidad.
Me corresponde el alto honor de  decir adiós en nombre de todos Uds. mis amigos y compañeros.
Amigos que fueron capaces de apoyarme y animarme en las ocasiones precisas; compañeros de esta aventura del saber que la viví como una competencia de velocidad; como una carrera deportiva.
Muchas gracias y felicidades

Share Button