Subir

El enviado nuclear de Seúl viajará a Pekín para hablar de Corea del Norte

El enviado nuclear de Corea del Sur viajará mañana a Pekín para analizar la situación en Corea del Norte, en medio de informaciones sobre posibles preparativos del régimen comunista para efectuar una nueva prueba de un misil de largo alcance.

La agencia surcoreana Yonhap informó hoy de que Lim Sung-nam, el jefe negociador de Seúl en las estancadas negociaciones a seis bandas para la desnuclearización del Norte, se reunirá con el negociador chino, Wu Dawei, durante su visita de dos días a Pekín.

Se espera que ambos enviados evalúen la actual situación en la península coreana e intercambien puntos de vista sobre la política china hacia Corea del Norte, país del que Pekín es el principal y prácticamente único aliado.

Las conversaciones a seis bandas sobre el fin del programa nuclear norcoreano, en las que participaban las dos Coreas, EEUU, China, Japón y Rusia, están estancadas desde que en 2008 Pyongyang decidiera retirarse tras las sanciones impuestas por la ONU al régimen comunista por efectuar pruebas con misiles de largo alcance.

El viaje del enviado a China se produce después de que recientes imágenes obtenidas de satélites comerciales mostrasen precisamente un aumento de la actividad en una plataforma de lanzamiento de misiles en la costa occidental de Corea del Norte.

Según la empresa satelital DigitalGlobe, instantáneas del 23 de noviembre enseñan la plataforma norcoreana de Sohae, a orillas de Mar Occidental (Mar Amarillo), con un nivel de actividad “consistente con preparaciones para un lanzamiento”.

Fuentes militares y gubernamentales en Corea del Sur han indicado en los últimos días que no se descarta una nueva prueba con un misil por parte del régimen comunista en los próximos dos meses.

El pasado abril, Corea del Norte lanzó un cohete con el supuesto objetivo de poner un satélite en órbita, aunque tanto Seúl como EEUU y sus aliados consideraron que se trataba de una prueba encubierta de un misil de largo alcance.

El proyectil se precipitó al mar apenas dos minutos después de despegar, lo que no evitó la condena de buena parte de la comunidad internacional.

Corea del Norte y del Sur se encuentran técnicamente en guerra, después de que el conflicto armado que las enfrentó entre 1950 y 1953 acabara en armisticio y no en tratado de paz.

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1303359

Share Button