Subir

ESPIRITU DE EQUIPO. Patricio Reyes


Puede resultar fácil conseguir los jugadores, pero la dificultad es hacerlos jugar juntos.

Oímos con frecuencia hablar de la necesidad del trabajo en equipo y de sus bondades, pero hay que tener en cuenta que éste no funciona si previamente no existe el espíritu de equipo, algo como la actitud positiva inserta en los miembros de un grupo que trabaja con igual inspiración y entusiasmo por un objetivo común.

Un factor al que no siempre se le otorga relevancia, no obstante que es fundamental en el funcionamiento de grupos de trabajo y de la consecución de los logros, es su dimensión. Es frecuente observar composiciones de grupos con demasiadas personas. “Hay que aprovechar la ocasión de tenerlos juntos”, le escuché decir a un jefe en una oportunidad. Gran error, pues la real eficiencia proviene de grupos formados no sólo pensando en “con cuántos”, sino en “con quiénes”.

Para ir hacia un consejo práctico, detengámonos a pensar en lo siguiente. Aunque los hombres de negocio llevan años hablando de la importancia del trabajo en equipo, existen aún muchas empresas que sólo recién están promoviendo esta forma de trabajo y otorgando facultades a las personas para crear formas de accionar en conjunto, de inventar procedimientos e incluso para adoptar decisiones relevantes.

Hoy se espera que los equipos decidan qué hacer y luego se aboquen a encontrar la manera de hacerlo. El problema es que los equipos no pueden formarse solos, alguien que conozca a los potenciales integrantes –a mi juicio el que dirige con habilidades de “líder”– tiene que participar en su conformación: tarea no simple. Puede resultar fácil conseguir los jugadores, pero la dificultad es hacerlos jugar juntos. El líder que privilegia los valores humanos, tiene una herramienta eficaz y certera para resolver este problema y por eso no teme al trabajo en equipo; por el contrario, lo siembra, lo abona y cultiva, ya que sabe muy bien qué es el espíritu de equipo, sin el cual lo otro no funciona.

Patricio Reyes
Académico Facultad de Economía y Administración
Publicado en Estregia 9 de mayo 2012

Share Button