Subir

Fallida indicación al proyecto de adopción

ANTONIO-ECCLEFIELDCon mucho respeto, a todos les diría: aquí se busca una familia para un niño, no un niño para una familia. La adopción es una forma más de “hacer familia”. El “ser familia” puede discutirse en otra parte.

Para validar socialmente la adopción, se requiere tener un sistema que proteja fundamentalmente al niño y que le permita tener una familia lo antes posible; sólo así debe entenderse el principio del “interés superior del niño” en esta materia.

En particular, me referiré a una de las indicaciones hechas por el Ejecutivo al, ya en trámite, proyecto de adopción. El gobierno privilegia que el menor se mantenga dentro de su núcleo familiar, mediante la consulta a los parientes hasta el sexto grado de consanguineidad – es decir, la periferia familiar, lo que es un despropósito con respecto al fin buscado – y operaría de la siguiente forma: el Registro Civil entregará al tribunal, a su oficio, un certificado de vínculo familiar con el cual el tribunal procederá a citar, personalmente, a todos los parientes que señala la ley a fin de que manifiesten su intención de hacerse cargo o no del cuidado del menor. Se podrá incorporar a la Policía de Investigaciones para recabar la información de los domicilios.

Esto tendría una aplicación real si la PDI (o cualquier otro organismo del Estado) tuviera dicha información actualizada. Cómo se acelerarían los trámites en Tribunales con esta información, ya lo sabe cualquier abogado que intenta notificar una demanda. Esto es una ficción. La propia Corte Suprema señala que “…citar hasta el sexto grado inclusive puede implicar mayor tardanza…” Aquí cada minuto cuenta.

Para leer la columna completa haz clic aquí.

Noticia publicada en La Nación,
por Antonio Ecclefield
Publicado: 30/10/2015

 

 

Share Button