Subir

Habilidades que privilegiar. Patricio Reyes

En mi artículo anterior hablé de habilidades humanas, tema que debemos afianzar y enseñar a priorizar en los jóvenes para su mejor formación. Decidí profundizar en ello, dado alentadores comentarios que recibí por lo planteado en esa reciente publicación.

En el mundo empresarial se habla de “lo duro y lo blando”, asignando la primera acepción a las acciones para producir los resultados del negocio, como los recursos financieros o comerciales; la segunda, a lo relacionado con los recursos humanos. Desde ese prisma, no cabe duda que lo blando (inapropiado calificativo en mi opinión), referido a las personas, está antes que lo duro, porque son estas, en cualquier nivel de la organización, las que más aportan al cumplimiento de sus objetivos.

Ahora que Chile está en una situación económica favorable, mayor relevancia tiene la capacitación, porque hay recursos, y el capital humano hay que cuidarlo y optimizarlo para incrementar los avances, que no siempre brillarán como hoy en día.

Lo que propongo es incluir en todas las etapas de la educación, programas que entreguen herramientas efectivas para desarrollar habilidades humanas, que guíen las acciones hacia el trato adecuado a los demás y sean el pilar de toda tarea pedagógica, donde reforzar el respeto mutuo sea la base formativa.

En el ámbito laboral, donde hay diferencias por la natural diversidad entre las personas, frecuentemente se dificulta la relación entre jefe y dirigido, especialmente si falta un líder que sea modelo. Este se puede construir con el método de Ingeniería Humana®, mediante el cual se trabaja con las personas desde su actitud –madre de toda conducta– hasta el desarrollo de habilidades de comportamiento. La fórmula, en todo caso, debe empezar por aplicarse en los niveles directivos, para desplegar sus beneficios a los demás como ejemplo, hasta conseguir el cambio que privilegie definitivamente las habilidades humanas.

Patricio Reyes B.
Académico Facultad Economía y Administración
Universidad Gabriela Mistral
Columna Publicada en Diario Estrategia el 31 de Agosto

Share Button