Subir

LOS ATLETAS DE PENTATLÓN Y LAS MENTES EDUCADAS

Imagínese en la Grecia antigua, observando los Juegos Olímpicos desde las colinas, apreciando el Valle de Olimpia lleno de árboles. Allí, de pie, bajo el entramado brazo de un árbol de olivo, se encuentra usted protegido del sol vespertino, con un gracioso penacho de plumas con formas de hojas.

Alrededor suyo, se encuentra la presencia de una multitud de espectadores observando con atención los eventos que se desarrollan en un patio de arena afuera del Templo de Zeus. De repente se escucha un rugido estruendoso. Nikias de Chios acaba de concluir su lucha para convertirse en ganador del evento final del pentatlón. Usted se encuentra sumamente emocionado de haber presenciado este espectáculo. Después de todo, como todos los Griegos saben, el pentatlón es la competencia donde la fuerza y la velocidad se conjugan desplegando armonía para producir los mejores atletas. Nikias será proclamado el campeón de los juegos y recibirá la codiciada corona de hojas de olivo.

Dos mil años después, un brillante historiador aspira a mejorar el sistema escolar en Francia a través de una mejor educación deportiva. Inspirado por los recientes descubrimientos arqueológicos en Olimpia, el Barón Pierre de Coubertin cree que parte de la gloria de la Edad de Oro de Grecia tiene que ver con la importancia que se le da a los retos de naturaleza física y a los festivales atléticos realizados en forma frecuente. De ahí que trabaja apasionadamente en revivir los Juegos Olímpicos. Hay que destacar que, de estos, los que más le impresionaron fueron las competencias del antiguo pentatlón. En 1909, creó una nueva versión de los Juegos Olímpicos intentando, a través del dominio de cinco deportes, desarrollar a los atletas más completos posibles.

Muchos años más tarde, un grupo de estudiosos son motivados por una especie de sentido de pérdida de oportunidades de los niños. El trabajo de este grupo está inspirado por el cuestionamiento de qué programa educativo podría producir la mente más completa y más educada. Su trabajo, basado en décadas de investigación realizada por Kieran Egan, condujo a una importante conclusión que puede asemejarse metafóricamente al pentatlón.

El Grupo de Investigación de la Educación Imaginativa sugiere que la educación podría ser concebida en términos de una persona que desarrolla cinco tipos de comprensión. De esta manera, mientras que el pentatlón usa cinco deportes en un esfuerzo por producir el atleta más completo, podemos entender el Enfoque de la Educación Imaginativa como el uso de cinco tipos de comprensión en un esfuerzo por desarrollar a la persona bien educada.