Subir

Juan Pablo Arjona, alumno de Diseño UGM, Campeón Panamericano TaeKwon-Do

Un año y siete meses le tomó a este joven de 21 años transformarse en el número uno de toda América. Su perseverancia y dedicación ya dan resultados que superan las más ambiciosas proyecciones que cualquiera pudiera imaginar.

Por Philippe Cartier, alumno UGM

Destacar en deportes de alta competencia es una tarea difícil. Requiere gran dedicación y compromiso. Más aún si se trata de una actividad como el TaeKwon-Do, que no es muy conocido en nuestro país.

Juan Pablo Arjona lo sabe muy bien; ha tenido que organizar su tiempo entre sus estudios en Diseño con la agotadora vida de un deportista profesional. Esta razón lo obliga a hacer muchos sacrificios, los cuales se han visto recompensados más allá de lo imaginado.

La historia de este joven es asombrosa. Con sólo un año y siete meses ligado a la actividad, ya ha obtenido logros que muy pocos pueden contar en tan poco tiempo. A sus 21 años ya sabe lo que es coronarse campeón en el Panamericano de Brasil 2007; torneo que reúne a los mejores exponentes de las artes marciales de América.

Desde que comenzara a practicar TaeKwon-Do sus avances los ha conseguido de forma vertiginosa. Cada mes rendía exámenes para obtener cinturones que acreditaban sus progresos. Finalmente, alcanzó el cinturón negro que representa el color de la categoría más alta. Además, posee el primero de nueve ‘dan’, que sólo logran conquistar los verdaderos expertos en la materia.

Sus primeros pasos los dio en la Universidad Gabriela Mistral, donde conoció este deporte: “siempre quise practicar artes marciales, pero nunca había tenido la oportunidad. Cuando llegue a la UGM existía la opción de realizarlas y me inscribí”, cuenta Juan Pablo.

De carácter tranquilo y afable, el estudiante de diseño quedó fascinado después de su primera clase: “me gustó mucho y comencé a involucrarme cada vez más y más. Al principio hacía el típico bloque de clases que dura una hora, pero yo como me gustaba tanto comencé a ir a los cuatro que se realizaban en la semana”.

El gran artífice de los avances de Juan Pablo ha sido su profesor Álvaro Gagliano, quien lo invitó a entrenar a su gimnasio, porque para Arjona cuatro horas a la semana ya no bastaban. “Es un gran motivador, siempre me ayuda en todo y le pone muchas ganas a su trabajo. Me invitó a practicar de forma gratuita con él”, afirma el deportista.

Cambio de vida y sacrificios

Hay un antes y un después en la vida de Juan Pablo, luego de conocer el TaeKwon-Do. El practicar este deporte lo ha obligado a dejar muchas cosas de lado, para lograr su objetivo que es “ser el mejor”.

Fiestas, trasnoche y alcohol quedaron en el pasado, ya que no son compatibles con la vida de un deportista. “He sacrificado ‘carretes’ y todo lo que implica, por el cariño y la satisfacción de practicar TaeKwon-Do”. Sin embargo, el inicio fue lo más complicado, porque tuvo que lidiar con las exigencias de su carrera y el desgaste de su deporte: “Al principio no podía complementar los estudios con los entrenamientos”, comenta el estudiante.

Juan Pablo asegura que desde que comenzó a practicar el TaeKwon-Do su vida cambió totalmente: “Antes tenía 10 horas diarias para mí, ahora no tengo tiempo libre. Pero también soy mucho más tranquilo, no me estreso por nada”.

Esto se debe a los principios básicos que se aprenden al practicar el TaeKwon-Do: cortesía, perseverancia, autocontrol, integridad y espítiru indomito. Esta formación  fue fundamental para producir esta transformación en Juan Pablo.

Cuento aparte es la Universidad. Su excelencia académica le facilita compatibilizar estudios y deporte, pero el problema surge cuando tiene competencias internacionales y debe ausentarse del país. “En la UGM siempre me ayudaron con las salidas, además fue aquí donde me dieron la posibilidad de practicar TaeKwon-Do; han sido de gran ayuda”, afirma Arjona.

Estas salidas también han generado otro dilema, pues la totalidad de las costosas giras que debe realizar para representar a nuestro país, son cubiertas por su propio bolsillo: “No tengo auspiciadores y tampoco recibo ayuda del Gobierno”. En este sentido, Juan Pablo asegura sentirse preocupado con la idea de trasladarse a Europa para participar en competencias de mayor dificultad, debido al alto costo que eso significa.

Otro de los problemas ha sido su madre que no ve con buenos ojos un deporte que considera violento. “Yo practico el estilo ITF del TaeKwon-Do, que es diferente al estilo olímpico donde no se permiten cierto tipo de golpes y tiene una serie de limitantes”, aclara el deportista y es por esta razón que la progenitora se preocupa.

Existen dos formas de practicar TaeKwon-Do, el ya mencionado ITF, (Federación Internacional de TaeKwon-Do). el cual es practicado por Juan Pablo y que es el genuino o tradicional. El otro, es el estilo olímpico que posee reglas muy distintas al ITF

Las complicaciones de practicar un deporte que no es muy apreciado en un país que sólo tiene ojos para el fútbol, impiden entregar el verdadero reconocimiento que se merece un joven que a pasos agigantados ve cada vez más cerca el sueño de convertirse en campeón mundial.

foto11.jpg
El entrenador y profesor,  Álvaro Gagliano, Juan Pablo Arjona y Fernando Salas, Director de Deportes de la UGM.
foto21.jpg

Fue campeón en el Panamericano de Brasil 2007; torneo que reúne a los mejores exponentes de las artes marciales de América.
foto31.jpg

En Argentina también obtuvo una medalla en el año 2005.

foto41.jpg

“Siempre quise practicar artes marciales, pero nunca había tenido la oportunidad. Cuando llegue a la UGM existía la opción de realizarlas y me inscribí”

foto51.jpg

Los principios básicos que se aprenden al practicar el TaeKwon-Do son cortesía, perseverancia, autocontrol, integridad y espíritu indómito

Share Button