Subir

LA CONTRUCCION DE LA NACION CHINA.

La noticia más relevante  en Asia  durante el mes de marzo, ha sido  sin duda la conformación del nuevo gobierno  de  China, con Xi Jinping como   Jefe de Estado y  de las  Fuerzas Armadas , reemplazando a Hu Jintao, y  el Primer Ministro Le Keqiang, que reemplaza a  Wen Jiabao.

En este artículo nos referiremos a aspectos de política exterior, la que sin duda, va estrechamente  unida y es una prolongación de los lineamientos internos. Destacamos la idea de Xi Jinping del sueño de construir la  nación China, apelando  el  nuevo Jefe de Estado al patriotismo, a la defensa de la soberanía del territorio,  en momentos  claves como han sido los problemas con Japón por  la disputas territoriales de las islas Senkaku/Diaoyou y a la tensión entre las dos Coreas.  El aumento  del gasto de defensa chino sin duda obedece  a estos objetivos, al igual que la instalación de una base  militar china  en Guandong y la modernización de la Armada  de China.

Nada de esto constituye una novedad en la política exterior China, la que con  los antecesores de Xi, se ha planteado  también como pacifica, sin  intervenir en los asuntos externos  de otro países.  La diferencia es que ahora se plantea China con una mayor apertura hacia el exterior, lo que coincide  con los lineamientos de profundizar las reformas económicas en el ámbito interno. Sin dejar de lado  el modelo exportador, China apunta a una política interna de elevar  los ingresos de  los chinos,  corregir  las diferencias sociales y estimular el consumo, prosiguiendo con la urbanización . Para todo esto es indudable que   China y sus dirigentes   requieren de  paz interna y externa,  neutralizar los focos de conflictos existentes en el mar de China,  arreglar sus relaciones con Japón y  sus diferencias con  EEUU. Con esta ultima potencia,  los vínculos son cruciales, porque al ser China el mayor tenedor de la deuda de EEUU,  el interés es mutuo y por ello,  el 14 de marzo pasado,  en la reunión de Xi Jinping con el Secretario del Tesoro de EEUU, se planteó una relación estratégica entre ambas potencias, pese a las diferencias y a los temores de EEUU  que China  este depreciando el yuan  para ganar ventajas comerciales en el exterior. EEUU puede ser además un catalizador  en el conflicto que China  tiene con Japón, condición   indispensable para proseguir  profundizando las reformas económicas, neutralizar a Corea del Norte, que  acaba de anular el acuerdo de no agresión con Corea del Sur y sus recientes ensayos nucleares, tarea que también le compete a China por su influencia en Corea del Norte.

Xi Jinping  prometió “ el renacimiento de la Nación China”, frase que quizás  ha pasado  como una más en la retorica china, pero que tiene un enorme contenido, desde su perspectiva.  No olvidemos que  ellos fueron un imperio milenario admirado, y hoy  aspiran no solamente a ser la segunda potencia mundial, sino también a ser una potencia  de todo orden en el ámbito internacional. Hoy China puede darse el lujo de  tener sus posiciones claras y no aceptar  intromisiones en su política interna de ningún orden. La primera visita que hizo este mes Xi Jinping  a  Rusia, estrechando lazos estratégicos de cooperación, económica y estratégica ( energía, protección ambiental), coincide con sus  objetivos internos, pero también externos:  obtener  energía para su desarrollo,  aliarse con un antiguo enemigo, en un  juego de equilibrios  geopolíticos importantes, al coincidir ambos países en temas  internacionales relevantes y así, enviando un mensaje potente a EEUU. La asistencia del Jefe de Estado chino a la  reunión Cumbre de los BRICS (Brasil, China, Rusia,  y Sudáfrica) en marzo, ha sido una señal que  se proseguirá en un mayor acercamiento  con los países emergentes, sin asumir por el momento China, posiciones de liderazgo político, pero teniendo cada vez mas voz al interior de los Organismos Multilaterales, siendo este un ámbito relevante de  su política  exterior. Un interesante escenario  de la política exterior china, que avanza a la par que su proceso interno y   que  Chile deberá considerar a la hora de adoptar decisiones en  materia internacional y de política exterior.

Veronica Neghme Echeverria
Directora Ejecutiva
Instituto de Estudios del Pacifico y del Indico
UGM
Marzo 2013

Share Button