Subir

La felicidad, el éxito y la frustración en el Chile de hoy

Desde el punto de vista estadístico Chile está creciendo en sus niveles de felicidad según indicadores de estudios realizado por la OCDE. Sin embargo, esto se contradice con otras cifras de la misma entidad que también indican que somos el segundo país con más aumento en la tasa de suicidios, la que hoy representa a 11 de cada 100.000 personas. Estos hechos aparentemente contradictorios marcaron la introducción del seminario La Felicidad, el éxito y la frustración en el Chile de hoy, organizado por la Facultad de Psicología y Educación de nuestra Casa de Estudios, y que contó con la participación de destacados expositores, liderados por el P. Fernando Montes, ex rector de la Universidad Alberto Hurtado, junto a las psicólogas Constanza Michelson y Consuelo Planella.

La actividad convocó a académicos y alumnos de la Universidad, junto a asistentes externos quienes al final de la jornada establecieron un diálogo abierto con los expositores.

La primera intervención la realizó la psicóloga y académica de la Facultad de Psicología y Educación de la Universidad Gabriela Mistral, Consuelo Planella. La docente se refirió a “la felicidad como tránsito en el proceso psicoterapéutico” y señaló las diversas maneras en que la sociedad chilena de hoy tiene para “llenarse” de sentido y adormecer el dolor existencial. “Imágenes, fotoshop, virtualización del vínculo, cuerpo asegurados, rechazo al envejecimiento, lo desechable y el consumo en general. ¿Cómo se ubica la felicidad en este escenario?”

A juicio de la profesional, la felicidad es un ideal sobrevalorado por nuestra cultura. La felicidad y el dolor son dos caras de una misma moneda, ambas necesarias para poder situarla en su justa medida y junto a eso transformarla en algo no desechable. Concluye, “la felicidad es propia y se trata de tolerancia, aceptación y simpleza”.

Posteriormente tuvo lugar la charla de la psicoanalista Constanza Mitchelson, quien se refirió a una “felicidad envasada”, que va cambiando su contenido de acuerdo con la ideología de determinado tiempo histórico. “Hoy los padres esperan que sus hijos sean felices ¿qué significa esto? Que el niño sea natural, entre índigo y hipster, que para ser feliz tenga que vivir experiencias y no renunciar a sí mismo. Esto supone que bajo la alienación cultural hay una naturaleza humana fantástica”. A lo que añade, “hoy en día en el país existe una aparente tendencia por querer una sociedad más colectiva con reformas sociales que posibiliten un entorno más comunitario, sin embargo, la realidad más profunda parece ser otra. A mi juicio, estamos viviendo un individualismo exacerbado, lo que habla de cierto impass con lo que aparentemente se quiere, y no solo en Chile sino en muchos otros países”.

Finalmente el P. Fernando Montes, desde otra perspectiva centró su exposición en “este anhelo profundo del ser humano que resulta ser la felicidad cuya definición no es fácil de hacer”. El sacerdote expuso un lúcido análisis del Chile de hoy y las transformaciones que ha experimentado en el curso de los años, de las costumbres de los jóvenes, de las demandas sociales, entre otros temas, y de la necesidad imperiosa de encontrar el verdadero sentido de nuestra existencia. “Muchos se hunden en la droga, el alcohol, el trabajo, otros centrados en su propio yo buscan la felicidad frenéticamente por todos los medios, ubicándola en la autosatisfacción y en el éxito personal…Este fenómeno de transitoriedad, jolgorio y gozo nos ha provocado un gran vació que no permite vernos como realmente somos”, devela el Padre Montes.

Share Button