Subir

Las Fronteras Marítimas de Chile: la situación con Perú

Este lunes 30 de Mayo en el auditórium de la Universidad el Director del Instituto de Estudios del Pacifico, Jorge Martínez Busch dictó para los alumnos de pre y post grado una conferencia sobre: “Los Límites Marítimos y Territoriales entre Chile y Perú”.

En la charla se abordó el tema de la actual demanda marítima del vecino país, basada en la declaración de Abril de 2004 por parte del Gobierno Peruano, en donde éste desconoce la existencia de límites establecidos entre ambos países.

El desconocimiento de estos límites por parte de Perú es un serio problema para Chile, ya que si se acepta el planteamiento peruano nuestro país perdería 36.000 km2 de mar, área sumamente importante para la pesca. Chile y Perú son dos de los cinco principales países pesqueros del mundo, de ahí la importancia de la soberanía de marítima, especialmente cuando es rica, como en este caso, en recursos naturales.

Además del problema económico que esto representa, lo político no puede pasar inadvertido, porque se pasarían a llevar diversos acuerdos y declaraciones, entre ellos el Tratado de Límites de 1929 firmado por Chile y Perú. Asimismo, perderían valor las declaraciones sobre la Zona Marítima Especial establecida por ambos países y que fueron ratificadas en la Declaración de Santiago de 1952, que en su contenido confirma la declaración chilena de Junio 1947 respecto de la Zona Marítima Especial y la Declaración de Perú de Agosto de 1947, en donde por medio del decreto Supremo Nº 781 reconoce que sus 200 millas marítimas están delimitadas: “siguiendo la línea de los paralelos geográficos”, demostrando la existencia real de límites.

Del mismo modo, la constitución de la Zona Especial Fronteriza Marítima del 4 de Diciembre de 1954 entre Chile, Ecuador y Perú instaura una Zona Especial “a partir de las 12 millas marinas de la costa, de 10 millas marinas de ancho a cada lado del paralelo que constituye el límite marítimo entre los dos países”, lo que nos demuestra una vez más que los límites existen y no sólo entre Chile y Perú, sino también entre Perú y Ecuador. Surge la interrogante de porqué Perú no ha desconocido los límites con ese país, si la situación es la misma.

Si todo esto no fuese suficiente para demostrar la falsedad de la demanda peruana hay que revisar la labor realizada por la Comisión Mixta Chileno-Peruana, que en 1969 estableció las marcas del límite marítimo entre los países y la determinación y materialización del Paralelo que pasa por el Hito Nº 1, establecido en la orilla del mar sobre tierra, porque los límites de fronteras se establecen en tierra firme y nunca en el mar.

La demanda peruana por reformar los limites es sólo una maniobra política, que puede afectar de manera muy importante a nuestro país, si éste llegase a aceptar la existencia de una cuestión pendiente con Perú, porque seria afirmar que los Tratados y acuerdos suscritos con anterioridad no tendrían valor, lo que atenta contra el orden internacional y lo cual además podrá tener repercusiones en relación a la demanda Boliviana por una salida la mar. Perú, concluye Martínez Busch, con esta cuestión empuja a Bolivia a inmovilizar el pedido marítimo en la zona de Arica y lo lleva a centrarse en la costa de Antofagasta.
Hay que recordar que los tratados internacionales obligan y son parte de la estructura del orden internacional, ya que son garantes de Paz y Estabilidad.

Share Button