Subir

Los altos directivos de las firmas financieras se enfrentarán al despido si hay nuevas filtraciones de datos

Seúl, 22 de enero (Yonhap) — El regulador financiero de Corea del Sur presentó, este miércoles, una serie de medidas para proteger mejor a los clientes de la filtración de datos personales, incluido un marco legislativo en el que los altos ejecutivos de las firmas financieras podrían enfrentarse a la suspensión o al despido.

Las medidas también incluyen el monitoreo intensificado del personal en las firmas financieras y sus contratistas, en las áreas relacionadas con la protección de datos, y el controlar estrictamente la compartición de la información de los clientes entre las filiales. En los casos de filtración de datos, las firmas financieras se enfrentarán a sanciones más altas y a la suspensión de la actividad, según la Comisión de Servicios Financieros -el regulador financiero del país-.

“Cuando ocurra cualquier filtración de datos, los ejecutivos anteriores y actuales se enfrentarán a un fuerte castigo”, dijo Shin Je-yoon, presidente de la FSC, en una sesión informativa.

La apresurada elaboración de las medidas se produjo en medio de la ira pública sobre el mal manejo de los datos de los clientes por parte de las firmas financieras. El pasado domingo, el regulador dijo que los datos personales de 20 millones de clientes bancarios, incluidos los números de cuentas bancarias, domicilios y calificaciones crediticias, fueron filtrados de tres firmas de tarjetas de crédito -KB Kookmin, Nonghyup y Lotte-.

También ocurrió una filtración en el banco Kookmin Bank, que compartió los datos de los clientes con su filial de tarjetas de crédito, según el regulador.

El robo de datos más grave de la historia del país salió a la luz cuando un empleado de una agencia de calificación crediticia personal, Korea Credit Bureau, y otras dos personas, fueron acusados, a principios de este mes, por obtener ilegalmente y distribuir los datos confidenciales de las tres firmas de tarjetas de crédito, mientras trabajaban como consultores temporales para las instituciones financieras.

Fueron acusados de robar los datos de clientes y de venderlos a las agencias de publicidad por 17 millones de wones (16.000 dólares) de 2012 a 2013.

En virtud de las medidas propuestas, se dará la oportunidad a los clientes para que opten por no compartir la información entre las filiales y terceras partes. Los proveedores de servicios financieros se verán obligados a poner fin a una década de práctica de solicitar “demasiada” información personal, incluidos los números de registro de ciudadanía.

Además, las firmas de tarjetas de crédito se verán obligadas a eliminar todos los datos durante un período de gracia determinado, si sus clientes cancelan sus tarjetas de crédito.

El regulador financiero también dijo que ordenará una suspensión de la actividad, de tres meses, a las tres firmas de tarjetas de crédito, y que tomará medidas punitivas contra sus directores ejecutivos.

Tras el escándalo, los directores ejecutivos del KB Financial Group Inc., y su unidad bancaria principal, Kookmin Bank, y de otras tres firmas de tarjetas de crédito, ya han ofrecido su renuncia y han prometido compensar completamente cualquier pérdida financiera si sus clientes son estafados como resultado de la filtración de datos.

http://spanish.yonhapnews.co.kr/national/2014/01/22/0300000000ASP20140122001700883.HTML

Share Button