Subir

MESA RENDONDA: SECTOR PORTUARIO

Mesa Redonda IEPI-UGM: Puertos
¿ESTAMOS PREPARADOS PARA ENFRENTAR EL AUMENTO DE MOVIMIENTOS DEL COMERCIO EXTERIOR EN CHILE?
Esta fue una de las mayores interrogantes que se plantearon en la Mesa Redonda “Los puertos de Chile y el aumento del comercio exterior”, organizada por el Instituto de Estudios del Pacífico y del Indico de la Universidad Gabriela Mistral el 10 de abril del presente, en donde expusieron Mathias Francke, Subdirector de Asuntos Económicos Bilaterales de la Cancillería; Rodolfo García, Vicepresidente de la Cámara Marítima y portuaria de Chile; Alexis Michea, coordinador general del Programa de desarrollo logístico del Ministerio de Transportes y comunicaciones y el Contraalmirante Iván Valenzuela, Director de Disomar, Armada de Chile.
El aumento del Producto Interno de Chile es un reflejo del aumento del comercio exterior, en un país como Chile que además tiene en la actualidad más de veinte Tratados de comercio firmados con 60 países del mundo, lo que abarca un 61% de la población mundial y si a ello se agrega que más del 90% del tráfico de lo que se exporta se realiza por vía marítima, es evidente que los puertos, las áreas que los circundan, la logística, los recursos humanos involucrados, son de la mayor importancia para el desarrollo y riqueza de Chile, a tal punto que Chile es el cuarto país con mayores movimientos de contenedores. China, Japón y Corea son nuestros tres socios más importantes de comercio exterior (48% de la población mundial). Los nuevos procesos de integración en marcha como son la Alianza del Pacífico y el Acuerdo Transpacífico (al que se ha unido Japón), indudablemente significarán un aumento en las cifras de exportación.
Si esto es así, ¿cómo está la situación de los puertos? Rodolfo García señaló que Chile tiene pocas aguas abrigadas, pocas aguas adyacentes, carencia de masa crítica y un transporte marítimo que raramente es tema país, aún cuando más del 90% de nuestro comercio exterior se mueve por los puertos, siendo muy difícil impulsar cambios políticos. Si a ello se agrega que hay dos sindicatos trabajando aparte, y que coexisten dos monopolios de operación, es inevitable que el sistema portuario colapse cuando se abra aún más el comercio exterior. Un avance ha sido la desregulación del sistema, en el cual los privados no pagan royalties y cualquier chileno puede abrir un puerto, amén de la rebaja de costos de embarques, por ejemplo en 1981 para la madera. Ha sido sin duda el sistema privado el que más ha invertido en los puertos y el resultado es un sistema portuario diversificado en propiedad y competitivo, siendo los puertos chilenos baratos y eficientes. García advirtió de ciertos riesgos, como son la carencia de reservas de agua para el desarrollo portuario, la construcción de malls en áreas portuarias, las mesas laborales pendientes en donde el gobierno no negocia retiro de querellas como condición de negociación y la futura carencia de aguas abrigadas en Chile; También, la modernización de los servicios del estado en donde existe burocracia, descoordinaciones, barreras artificiales. La amenaza mayor proviene del tema laboral, en donde no se ha desplegado la fuerza pública para despejar las vías de acceso a los puertos cargados de contenedores.
Alexis Michea , del Ministerio de Transporte, dio cuenta del claro mandato de la autoridad de avanzar en la planificación y en el ámbito portuario, reconociendo su importancia estratégica, es decir, anticipar las necesidades de infraestructura e incluir el borde costero regional en el análisis de reservar espacios. Advirtió que los buques post Panamax, de gran tamaño, ya están aquí desde el 2011 y si los puertos no aumentan su capacidad, perdemos competitividad, siendo además relevante la optimización logística, puesto que los costos logísticos también son una barrera importante al comercio o exterior. En la actualidad, se ha invertido en la ampliación del sitio 1 de Valparaíso, en San Antonio otro tanto, en reparar Talcahuano tras el terremoto. Valparaíso es particularmente importante porque por allí se mueve más del 60% del PIB chileno y a fines de la década duplicará la carga de contenedores. Con los grandes buques, los puertos ya se están congestionando cada vez más hasta que se inicie la primera etapa del Puerto central. Si el plan continúa, se espera que al 2015- 2020, la situación mejore en los puertos, aunque si algún proyecto se atrasa, habrá congestión, de ahí la necesidad de avanzar en la modernización portuaria en los siguientes gobiernos. El Ministerio de Transportes también ha hecho suya la tarea de fortalecer los antepuertos. Un riesgo es la seguridad y la presión de diversos grupos para hacer uso del borde costero.
En el debate final, hubo consenso en que es probable que las movilizaciones sociales se agudicen, siendo importante entonces, establecer reglas claras, mesas de diálogos a tiempo, aplicación de leyes que correspondan, respeto a los Códigos internacionales (ISPS), aún cuando el diálogo a veces es difícil, porque los trabajadores manejan agendas diferentes. Se requieren en consecuencia, negociaciones inteligentes, usar las redes sociales para que la gente conozca la relevancia del papel de los puertos y lo que significa su paralización, no solamente en términos de costos, sino también de confianzas, de imagen país; una política oceánica que abarque a todos los sectores coordinados entre sí. Se concluyó que este es un tema complejo, que va más allá de las variables micro y macros, un tema geopolítico, en donde se involucran aspectos de orden interno, externo, y a terceros. Se señaló que es necesario instituir una mesa de estudio y de propuestas de acciones permanente, que abarque a todos los sectores involucrados en el tema del comercio exterior y los puertos.
El Instituto de Estudios del Pacífico y del Indico UGM concluye que estamos frente a un tema país, que debe ser abordado con una visión de mediano y largo plazo, en el cual participen los actores involucrados, pero a la vez, se eduque a la opinión pública en la relevancia de los puertos, en la necesidad de su ampliación, cuidado, resguardo, logística, aplicación del estado de derecho cuando corresponda, y anticiparse a los problemas posibles, sin actuar reactivamente como suele suceder. La academia es precisamente un ámbito de reflexión y también de proposiciones informadas y estudiadas, que aúna a diferentes actores, al margen de ideologías y con el sentido país que todos los chilenos debemos compartir para desarrollarnos y cuidar no solamente nuestra imagen internacional, sino también nuestras ventajas competitivas y comparativas.
Verónica Neghme Echeverría.
Directora Ejecutiva
Instituto de Estudios del Pacífico y del Indico, UGM

 

[doptg id="17"]
Share Button