Subir

“Nueva forma de Selección de Alumnos”

Rectora Alicia Romo Román

Santiago, 29 de Marzo del 2007

“Resulta estimulante descubrir que al cabo de tanto tiempo, hay un Rector, don Pedro Rosso, que se inquieta y piensa que es necesario al seleccionar a las personas que ingresan a la universidad hacer alguna consideración más allá del puntaje alcanzado en la PSU.

La persona que postula a una universidad, materia prima del quehacer académico, ha sido ignorada en beneficio de una evaluación pretendidamente objetiva que generaría la prueba nacional, la que en definitiva no es más que un cómodo instrumento, que permite al sistema universitario, prescindir de la responsabilidad de recibir a los alumnos y alumnas, según los propósitos institucionales y lo que es más importante, en tanto personas.

El planteamiento que hace el Rector Rosso es de gran interés porque lo plantea el titular de una institución centenaria que todavía se ubica como la universidad preferida por quienes egresan de la educación media. Tal posición sin embargo, carece de novedad en el complejo, e ignorado, contexto universitario nacional.

Por una extraña razón el mundo periodístico, cuando se habla de universidades, distingue y discrimina entre el sistema tradicional y el nuevo. Tal discriminación es negativa y crea en la mente social un concepto equivoco de las universidades privadas que han entregado al país un aporte inmensamente relevante.

En 1982, la primera Universidad Privada, la Universidad Gabriela Mistral, estableció la valoración de las notas escolares y la “entrevista personal” como sistema de selección. Este hecho, mantenido por veinticinco años, nunca ha sido mencionado, salvo para calificarlo como una forma inadecuada de selección desde que supuestamente, no privilegia “la excelencia académica” de quienes postulan.

Esta actitud de los medios y la indiferencia y prejuicio por parte de la sociedad, han sido dañinas y perjudiciales y en los colegios se considera que sólo a través de un buen puntaje en la PSU se obtiene una valoración adecuada de capacidades para ser considerado mejor.

Ha resultado ingrato e injusto, escuchar comentarios a un sistema de selección que busca conocer a “la persona” para trabajar con ella, primero, en su formación personal y luego, en la preparación profesional, como si se tratara de un sistema inferior, alejado de la exigencia de calidad que se pretende garantiza la prueba nacional.

Siempre creímos que una prueba de destrezas, que deteriora gravemente el último año de formación de los colegios; donde la preocupación y la meta es la PSU, no puede ser lo que el país necesita para su desarrollo. Por eso, resolvimos valorar ese trabajo, considerando, para tener una apreciación real el comportamiento en todas las áreas; a eso agregamos como elemento de evaluación la entrevista personal, para descubrir en la persona sus valores, su experiencia de vida sus sueños y metas.

Usando este sistema durante veinticinco años podemos decir que no nos hemos equivocado. La percepción de nuestro informe, en la mayoría de los casos, responde a la proyección en la vida universitaria, da cuenta de las capacidades y potencias con las cuales podemos trabajar para ayudar a desarrollar el plan y programa personal de nuestros alumnos y alumnas.

Celebramos las declaraciones del Rector Rosso, y la necesidad de ir más allá de la PSU, superando la cómoda selección que entrega el sistema computacional, justamente, al mundo que tiene el deber de ser más riguroso y cuidadoso con la elección de su materia prima. La Universidad, para cumplir con su deber de formar personas y preparar profesionales para enfrentar los desafíos de un mundo cada vez más complejo y mutante, debe trabajar en la búsqueda del sistema que le permita conocer y preparar a esas personas para encontrar el antídoto ante cualquier suerte de enajenación.”

Share Button