Subir

Osven Ledezma: “Quiero ganarlo todo con la Mistral”

Osven Ledezma
Osven Ledezma camina por los patios de la Universidad y, pese a llevar sólo un semestre, no pasa desapercibido. Claro, sus 2.04 metros de altura hacen que varios centren su atención en él. Y Osven lo sabe.

Con sólo 19 años, es uno de los grandes proyectos del básquetbol chileno y lo ha demostrado con creces en el seleccionado de la UGM, que obtuvo el título de Odesup.

Defendiendo a su natal Antofagasta en un Nacional, las grúas sureñas se fijaron en su juego. Aunque tenía sólo 14 años, Provincial Osorno, uno de los equipos grandes de la Dimayor, le ofreció un contrato para ser parte del plantel.

“Me fui solo. Al principio fue muy difícil, porque era chico y sufrí harto. Además, me tuve que adaptar a un clima totalmente distinto, porque pasé del calor del norte al frío y las lluvias del sur”, cuenta.

Dos temporadas después, cuando tenía 16, debutó. “Un año más tarde, fui seleccionado adulto, y jugando un Panamericano en Colombia me vio un agente y quedé en un equipo para jugar en Estados Unidos, defendiendo a la ciudad de Salt Lake City. Jugamos en Las Vegas, anduve bien y me cambié a Nike Utah, para jugar un campeonato que es el intermedio entre el de los colegios y el universitario. Lo hacen para que los jugadores se muestren y puedan optar a becas. La experiencia fue espectacular, porque allá el básquetbol es otra cosa”, afirma.

A Ledezma le fue bien en esos seis meses. Tan bien, que tenía la beca lista para irse. Pero no pudo juntar la plata para volar y la perdió. Volvió en agosto, jugó por Castro y reforzó a la Universidad de Concepción en el Campioni del Domani, y a otros cuadros en distintos certámenes. Hasta que se decidió a estudiar y entró a Ingeniería Civil Industrial a la UGM.

-¿Por qué optaste por la Gabriela Mistral?
“Por Miguel Ureta, entrenador de Universidad Católica. Me iba a ir a jugar por ellos en la Dimayor, pero no compraron mi pase, así es que el ‘Mono’ me dijo que me iba a ayudar a meterme a una universidad que tuviera buen nivel en lo deportivo y académico. Habló con Edgardo Tadic, el DT de la UGM y así llegue. Igual tenía referencias, porque unos familiares estudian acá, y conocía a varios jugadores que estaban en la selección. Además, me gustó porque siempre están peleando los primeros lugares y es rico estar en una universidad que quiere ganar”.

Lo único que le llamó la atención a Osven fue la poca cantidad de gente que iba a los partidos. Pero no se quedó de brazos cruzados. “Estaba acostumbrado que en el sur los estadios se llenaban y en Santiago es otra realidad. Me daba lata que sólo fueran los papás de los jugadores, así es que armé un grupo en Facebook y empecé a invitar a los de la selección, a mis amigos y familiares. Todos los jugadores hicieron lo mismo y ya somos más de 120 personas en el grupo. De ésos, siempre hay como veinte que confirman y llegan a alentarnos a los partidos. Ya tenemos como una pequeña barra. Es que se han ido dado cuenta de que jugamos bien y que tenemos mucho para mostrar. Los partidos no son fomes y el nivel es bueno. Y uno por la Universidad se la juega más que por la Dimayor, porque no tienes presión. Juegas porque te gusta, y así siempre lo haces mejor”.

-¿Esperabas ganar el título en tu primer torneo?
“Siempre hay que pensar en alto. Había escuchado que era difícil y la final sólo la ganamos por un punto. A mí me pasaron muchas responsabilidades, pese a ser mi primer año; por ejemplo, en el torneo internacional de la UDLA salí goleador. El grupo me aceptó muy bien, por lo que la idea era quedarse con un torneo de inmediato”.

-Debe ser complicado compatibilizar los estudios con el deporte.
“Sí, porque no es una carrera fácil, pero los profesores te entienden y no hacen problemas cuando uno les dice que falta a clases por ir a jugar o entrenar. Nos hacen las cosas más fáciles”.

-En lo deportivo, ¿cuáles son los objetivos que vienen?
“Quiero ganarlo todo con la Mistral: el Clausura y entrenar con todo para ser campeones nacionales. Creo que tenemos equipo para conseguirlo”.

-¿Cuál es al balance que haces de este semestre en la UGM?
“Estoy muy contento, porque estoy viviendo todo lo que no había vivido antes. Por ejemplo, nunca tuve compañeros, porque daba exámenes libres, y acá tengo tiempo para todo: estudio, juego, lo paso bien y estoy demasiado feliz. Por algo no he vuelto a la Dimayor”.

Osven Ledezma

Share Button