Subir

Pablo Moya, alumno de Derecho de la UGM: “Estoy viviendo una maravillosa experiencia”

Desde Madrid, donde viajó por un intercambio de Universia y la UGM con la Universidad Antonio de Nebrija, Pablo Moya nos relata lo que está viviendo.

“A las 00:30 horas de la madrugada del 20 de enero de 2006, el avión despegó de Santiago de Chile con destino a Barcelona donde me quedaría unos días antes de seguir viaje a Madrid. Mi primera impresión fue el frío. Yo venía del caluroso verano de Santiago y me encontraba de repente en el gélido invierno europeo. Eran las 8 de la noche y llovía no tenia idea como llegar hasta el hostal de jóvenes ubicado en plena ciudad, pero como dicen que preguntando todos los caminos llevan a Roma, logré ubicarlo.

Una vez instalado descansé y comenzaron las aventuras, me impactó ver tanta gente de tantos países distintos, gente de color, árabes por todas partes. Estuve tres días en Barcelona conociendo la ciudad y luego partí a Madrid en el tren de alta velocidad y llegué a Atocha el mítico lugar de los atentados del 11M, pues bien ahí tuve mi primer “shock”. La gente camina apurada metida en sus cosas y nadie te ayuda. Ni esperar una sonrisa o un gesto amable da lo mismo si eres extranjero o español cada uno está a la defensiva. Estuve perdido en el Metro con casi 50 kilos de equipaje hasta que a eso de las 1 de la madrugada encontré donde pasar la noche. Una vez instalado en Madrid comencé a conocer la ciudad, a acostumbrarme al Metro que no tiene la limpieza y el orden del nuestro. Con el pasar de los días encontré unos excelentes amigos y me instalé con ellos en uno de los barrios mas tradicionales de Madrid el barrio de Salamanca. Es tan elegante el entorno que tengo de vecina a la infanta Helena y de fiel comprador del Corte Inglés a David Bekam quien todos los martes a primera hora hace sus compras…. claro con 3 guardaespaldas

Las clases ya comenzaron, hay muchos extranjeros de todas partes y todos con muy buena disposición para hacer amigos. ¿Se imaginan quién es el más popular de la universidad Antonio de Nebrija?. Los profesores son muy agradables las clases son amenas y un muy buen ambiente. La universidad queda ubicada en la sierra de Madrid, en Hoyo de Manzanares a unos 40 minutos de la ciudad es largo el trayecto pero uno se acostumbra…

El primer día llegamos y evidentemente éramos “los nuevosssssss”. Antes de llegar el profesor, se nos acercaron unas chicas españolas y nos preguntaron los nombres y de donde éramos. Cuando les respondimos de Chile dijeron “que whit”, un término para decir que buenooooo y asi comenzó la clase. Cuando el profesor llegó saludó a todos y paso lista. Al notar nuestro acento distinto comenzó la atracción para ellos y la aventura para nosotros. En general la relación con los profesores es muy pero muy cercana, de hecho siempre se les puede ver tomando un café con los alumnos en la cafetería, lugar de encuentro insustituible en la Universidad de Nebrija. La gente de la cafetería nos quiere mucho porque en general nadie da las gracias y yo soy de darlas siempre y de recoger mi bandeja, ellos lo notaron desde el primer día y me gané su aprecios así que es normal que cada ves que paso me gritan Y COMO VA GUAPOOOOOO y yo siempre con otra sonrisa les respondo acá del 10 tíos…

Los españoles son gente muy cerrada, pero paradójicamente el ser chileno abre puertas; en todas partes se nos ve con respeto como un país consolidado con una economía brillante, donde las instituciones funcionan. Nos ven muy cercanos a Europa. En fin, de todos modos yo he hecho muchos amigos españoles los cuales sin duda son unos grandes seres humanos yo en lo personal no tengo nada que decir se han portado excelente conmigo, reconozco que el estar lejos de casa se siente y mas aun cuando no están esos retos o esas risas que tanto estás acostumbrado a recibir, también se extraña la universidad…claro los amigos, los de Derecho, de Psicología en fin a todos.

Hace unos días tuvimos libre por ser el día del padre así que tomé mis cosas y me fui a Marruecos, en el norte de África. Sin duda una experiencia inolvidable, la cultura es totalmente distinta a la nuestra. Aunque no lo crean fui a un matrimonio al que nos invitó el guía a quien habíamos contratado para nuestra estadía ahí. Casi me muero cuando supe que a la novia la habían cambiado por unos camellos, joyas y era más bien un matrimonio acordado, ¡que fuerte!, me subí a un camello y hasta una cobra me colgué en el cuello, pero vamos, son experiencias únicas en la vida, ya pronto para Semana Santa tengo 10 días libres en la universidad así que tengo los pasajes de avión listos para Roma pues ahí se vienen nuevas experiencias para este ragazzo di Chile…ahora comienzo a despedirme ya pronto les contaré mas, espero que en persona, a mi vuelta a Chile por ahí en el mes de junio…solo puedo terminar resumiendo que ha sido una experiencia enriquecedora y que sin la ayuda de mis padres, la universidad y Dios jamás la habría vivido, de antemano agradezco a todos ellos por dicha experiencia y créanme que sin duda dejare bien representada a nuestra universidad…con cariño desde Madrid España,
Pablo Moya.
Pablo Moya

Pablo Moya, junto a Lin, una compañera sueca y Alejandra Tironi, alumna de Derecho de la UGM quién también obtuvo la beca para la Universidad Antonio de Nebrija.
Pablo Moya
Pablo Moya absolutamente mimetizado con el entorno, en su viaje a Marruecos.
Pablo Moya
Frente al Palacio de los Reyes, en Madrid.

Share Button