Subir

Park dice al Ejército que responda con fuerza a las provocaciones norcoreanas

Seúl, 1 de abril (Yonhap) — La presidenta Park Geun-hye ordenó al Ejército surcoreano que deje de lado cualquier consideración política y responda con fuerza en el caso de provocaciones de Corea del Norte, a medida que Pyongyang ha producido sin cesar, casi a diario, amenazas de guerra en la península dividida.

Park hizo el comentario inusualmente duro durante una sesión informativa sobre políticas en el Ministerio de Defensa, diciendo que se toma “muy en serio” una serie reciente de medidas y amenazas de Corea del Norte, como el abandono de un tratado de no agresión, el corte de una línea telefónica militar directa y la declaración del fin de semana de que las relaciones entre las dos Coreas han entrado en un “estado de guerra”.

“La razón de la existencia del Ejército es proteger de las amenazas al país y al pueblo. Si sucede cualquier provocación en contra de nuestro pueblo y de nuestro país, debemos responder con fuerza en la etapa inicial, sin tener en cuenta ninguna consideración política”, dijo Park.

“Como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, voy a confiar en el juicio del Ejército sobre las provocaciones repentinas e inesperadas de Corea del Norte, ya que es el único que se enfrenta directamente al Norte”, dijo. “Por favor, lleven a cabo su deber de velar por la seguridad del pueblo sin distraerse ni siquiera un poco”.

En las últimas semanas, Corea del Norte ha incrementado considerablemente las tensiones con reiteradas amenazas de guerra contra el Sur, encolerizada por las maniobras militares conjuntas entre Corea del Sur y Estados Unidos, así como por una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU adoptada en respuesta a su tercera prueba nuclear del 12 de febrero.

Ha declarado nulo y sin efecto el armisticio de 1953, que puso fin a la Guerra de Corea de tres años, ha cortado todas las líneas telefónicas directas con el Sur y ha amenazado con lanzar ataques nucleares en Corea del Sur y el territorio continental de Estados Unidos.

La semana pasada, el líder norcoreano, Kim Jong-un, también puso en alerta a las unidades estratégicas de cohetes, amenazando con atacar objetivos en Corea del Sur, EE.UU. y las bases militares en Hawái y Guam. Y, el sábado, el Norte declaró que las relaciones intercoreanas han entrado en un estado de guerra y amenazó con cerrar un complejo industrial conjunto en su ciudad fronteriza de Kaesong.

http://spanish.yonhapnews.co.kr/national/2013/04/01/0300000000ASP20130401002500883.HTML

Share Button