Subir

Park dice que Corea del Sur y EE.UU. no tolerarán provocaciones norcoreanas

Washington, 7 de mayo (Yonhap) — La presidenta surcoreana Park Geun-hye dijo, el martes (hora local), que acordó con el presidente estadounidense, Barack Obama, no tolerar nunca las amenazas y provocaciones norcoreanas, subrayando que tal tipo de mala conducta sólo acentuará el propio aislamiento de Pyongyang.

Park hizo los comentarios durante una conferencia de prensa conjunta después de su primera reunión cumbre con Obama desde su toma de posesión en febrero. La reunión se produjo como consecuencia de que el Norte ha mostrado indicios de suavizar su retórica de guerra después de amenazar con ataques nucleares contra Corea del Sur y EE.UU. durante las últimas semanas.

“El presidente y yo reafirmamos que no toleraremos, de ninguna manera, las amenazas y provocaciones de Corea del Norte… y que tales acciones sólo acentuarán el aislamiento de Corea del Norte”, señaló Park. “El presidente y yo coincidimos en que es importante que continuemos reforzando nuestra disuasión contra las amenazas de armas nucleares y convencionales de Corea del Norte”.

Park dijo que quiere enviar un mensaje claro al Norte de que “no será capaz de sobrevivir si se aferra sólo al desarrollo de sus armas nucleares a costa de la felicidad de su pueblo. El buscar simultáneamente los arsenales nucleares y el desarrollo económico no puede tener éxito nunca”.

Sin embargo, Park dijo que Corea del Sur y otros miembros de la comunidad internacional están dispuestos a proporcionar asistencia al Norte si el país comunista elige el camino de convertirse en un miembro responsable de la comunidad.

Asimismo la presidenta señaló que Seúl y Washington trabajarán conjuntamente para animar a Corea del Norte a tomar la opción correcta a través de esfuerzos polifacéticos, incluida la implementación de su “proceso de confianza de la península coreana”.

Obama dijo que Corea del Sur y Estados Unidos están “tan unidos como siempre” sobre Corea del Norte.

“Si Pyongyang cree que sus recientes amenazas podrían crear divisiones entre Corea del Sur y EE.UU., o de alguna manera, podrían conseguir que el Norte gane el respeto internacional, hoy es otra prueba de que Corea del Norte ha fracasado de nuevo”, dijo Obama.

“Estados Unidos y la República de Corea (Corea del Sur) están tan unidos como siempre, y Corea del Norte, que se enfrenta a nuevas sanciones internacionales, está más aislada que nunca. Dentro de poco, los días en que Corea del Norte podía crear una crisis y obtener concesiones, se acabarán”.

Park y Obama accedieron a romper el “círculo vicioso” de recompensar el mal comportamiento norcoreano.

“No recompensaremos el comportamiento provocativo”, dijo Obama. “Pero permaneceremos abiertos a la perspectiva de que Corea del Norte tome el camino pacífico de la desnuclearización, acatando los compromisos internacionales, uniéndose de nuevo a la comunidad internacional y viendo un progreso gradual en el que se pueda lograr tanto la seguridad como la prosperidad del pueblo norcoreano”.

Sin embargo, Obama subrayó que tal futuro más brillante es posible solamente cuando Pyongyang cambie su conducta y que ha habido acciones “en la parte de los norcoreanos que podrían indicar que están preparados para encaminarse en una dirección diferente”.

Park también prometió hacer que Corea del Norte “pague” un precio por sus provocaciones y mal comportamiento.

“Si se dedican a las provocaciones militares y dañan las vidas de nuestro pueblo y la seguridad de nuestra gente, entonces naturalmente, como presidenta, quien concede la máxima prioridad en garantizar la seguridad de nuestro pueblo, es algo que simplemente no podemos ignorar”, dijo.

Park señaló que confiará completamente en el juicio del Ejército surcoreano en caso de ataques norcoreanos.

“Por lo tanto si nuestro Ejército hace un juicio que crea que es lo correcto, debe actuar en consecuencia. Y ésta es la orden que yo había dado”, dijo.

Durante la reunión cumbre del martes, ambos países también adoptaron una declaración conjunta que conmemora el 60ºaniversario de la alianza entre las dos naciones y traza el nuevo curso para una relación forjada en sangre durante la Guerra de Corea de 1950-53.

La declaración reconfirmó el fuerte compromiso de seguridad de EE.UU. para la defensa de Corea del Sur y requiere que se fortalezca la cooperación económica y que trabajen en estrecha colaboración con Corea del Norte para la paz y estabilidad en la península coreana.

“Basándose en los últimos sesenta años de estabilidad en la península coreana, continuamos reforzando y ajustando nuestra Alianza para servir como eje de paz y estabilidad en la región de Asia-Pacífico y para satisfacer los retos de seguridad del siglo XXI”, dijo la declaración.

“Estados Unidos sigue estando firmemente comprometido para la defensa de la República de Corea, a través de la disuasión extendida y la gama completa de capacidades militares estadounidenses, tanto convencionales como nucleares”, dijo.

La declaración también dijo que los dos aliados continuarán tratando de “hacer que Corea del Norte cumpla con sus obligaciones internacionales y de promover la paz y prosperidad en la península coreana, en particular mediante el proceso de construcción de confianza iniciado por la presidenta Park”.

El proceso de confianza es la política emblemática de Park acerca de Corea del Norte.

Es un acceso de dos vías de presión y flexibilidad hacia Pyongyang, en el que Park ha prometido una fuerte represalia contra cualquier provocación, a la vez que hace un llamamiento para el diálogo e intercambios a fin de fortalecer la confianza y reducir las tensiones.

http://spanish.yonhapnews.co.kr/national/2013/05/08/0300000000ASP20130508000100883.HTML

Share Button