Subir

Puerto Varas, Historia y Visión

Hacia una nueva forma de aprender…… UNIVERSIDAD GABRIELA MISTRAL – PUERTO VARAS

Desde su apertura el año 2002, el campus Puerto Varas de la Universidad Gabriela Mistral, ha sido un lugar de reflexión y perfeccionamiento constante.

Habiendo discontinuado el programa de Bachillerato (2002-2005), el campus ha sido escenario de la creación de múltiples programas de continuidad de estudios, sobre todo  para profesionales ya titulados y con experiencia laboral; pero también para nuevos egresados de secundaria que por una u otra razón, optaban por a) quedarse en la región, b) trabajar para cubrir sus gastos y c) estudiar en horario vespertino como forma de avanzar sus intereses y posiciones en un mercado laboral cada vez más exigente.

Lo que en primera instancia parecía una “conveniencia”, es hoy otra cosa: es una forma superior de aprender!.

El aprendizaje humano es fundamentalmente un proceso de:  1) hacer con un “cierto” propósito, 2) constatar si ese “hacer” tiene resultados favorables, y 3)repetir los comportamientos si los resultados lo sugieren,  4) enmendar los comportamientos si los resultados son adversos o nocivos, y 5)  buscar constantemente mejorar, los resultados, aun frente a un cierto grado de éxito o satisfacción.

En este paradigma, el hacer (supuestamente para satisfacer alguna necesidad o impulso) y el poder equivocarse, son fundamentales; y su práctica constituye el anclaje fundamental de un aprendizaje robusto y útil. ¿Como entonces hemos vivido tanto tiempo como nación bajo un paradigma de aprendizaje que busca instruir y aprender de memoria, antes que haciendo;  y castiga, e incluso humilla la equivocación, que de acuerdo a lo anterior, es la base de todo conocimiento robusto, permanente y útil.?

Poco importa dar una respuesta definitiva o tentativa a esa pregunta, solo basta con entender que en los procesos educativos debemos ponernos al día y acomodar lo que es esencial a la “formación”, tanto en lo técnico, en lo práctico-teórico,  como en lo ético-moral. No es la PSU, sino el “hacer reflexivo”;  es la “praxis”, tan ausente en muchas aulas; es creer en la experiencia reflexiva como EL camino al aprendizaje verdadero; , lo que conlleva un respeto profundo por la persona, su libertad y su capacidad de discernir y actuar responsablemente.

La dedicación de la UGM PV a programas de continuidad en horarios adecuados para acomodar el estudio con el trabajo, ha resultado ser parte de la respuesta a la pregunta anterior, y ubica el rol tradicional de la academia  con sus conceptos abstractos y generales, bajo una luz diferente: “ilumina” lo que la gente hace en su quehacer laboral cotidiano y ayuda a la transformación de la representación de las ideas como reflejo de las prácticas concretas , llevando a una reflexión crítica-evaluativa sobre lo idóneo de algunas de estas prácticas, lo productivas o poco productivas que estas puedan ser, y la conclusión sobre la necesidad de cambio de estas. En una palabra, no se trata solo de un programa vespertino, sino que mucho más:  es un  camino reflexivo ideal  hacia la INNOVACIÓN, acompañado de  desarrollo personal y profesional considerable.

Puede esto darse sin “experiencia” previa? Difícilmente! . Por eso el que egresa de secundaria y decide trabajar y estudiar, va a tener una ventaja decisiva sobre sus compañeros que optan por la avenida tradicional de ser “estudiante” de profesión, durante 4 o 5 años de sus vidas, posponiendo enfrentar la realidad productiva tempranamente. No que esto sea malo o equivocado, simplemente que esto retarda el proceso de poder participar activa y significativamente en la INNOVACIÓN  en el seno del núcleo de nuestras instituciones productivas y administrativas. Porque innovar significa encontrar las vías ‘para aportar valor real, y esto a la vez crea oportunidades y crecimiento. Mientras más temprano se entre a este proceso, mejor será el desarrollo humano y social resultante.

Es esta filosofía la que informa la base de lo que hacemos. La Innovación va de la mano del aprendizaje robusto y viceversa, así, el movimiento hacia cursos más concentrados lleva a que la hora de clase sea una hora de resolución de problemas a la luz de una familiarización gradual y sustantiva con lo teórico, para así adquirir más y mejores habilidades en la resolución de estos,  base fundamental de la innovación . Esto se ilustra perfectamente en nuestros programas de continuidad de estudios en las ingenierías: Civil Industrial, Civil en Obras Civiles, Informática,  Logística, Comercial y Administración de Empresas. Al mismo tiempo el aspecto de manejo comercial sofisticado en todos estos programas, a la luz de lo práctico,  ha producido una atmósfera de creatividad y de descubrimiento personal que está llevando a muchos de nuestros alumnos al emprendimiento exitoso,  como sello característicos de su formación. Lo mismo podremos decir de los futuros egresados del MBA Ejecutivo, comenzado hace un mes que ofrecemos en colaboración con IDDE;  y de los egresados de Magister en Orientación, comenzado hace casi un año ya.

Todo esto va acompañado de académicos fogueados en la teoría y en la práctica, tanto local como internacional, lo que nos da los elementos para producir personas bien formadas y bien redondeadas, que piensan y manejan la estrategia como herramienta principal. Rescatando sus propias vivencias y experiencias en el seno industrial/institucional,   experimentan  y modifican a partir de la estimulación y desafíos  intelectuales que viven en el aula y se convierten en agentes de cambio y de trasformación positiva. Todo esto se refleja en tesis y proyectos de empresa que tienen más que una simple semejanza con la realidad, que son aplicaciones significativas hacia la innovación, la productividad y el emprendimiento.  Es la experiencia de 31 años de la UGM , transferida a esta región, que ha permitido esta nueva instancia de aporte al desarrollo de las personas que habitan y laboran en ella.

Esta realidad hace de la UGM PV, se presente como una gran  amiga de los jóvenes y  de los profesionales deseosos de aportar significativamente a un desarrollo anhelado pero nunca fijo o definitivo, pues la experiencia reflexiva siempre lleva a nuevas lecturas, a nuevas aplicaciones, a nuevas posibilidades y es la senda de la nueva forma de aprender, reflexionando y transformando ad infinitum!