Subir

SE AFIANZA EL ARCO DEL PACIFICO Y LA VINCULACION ESTRATEGICA DE EEUU CON COREA DEL SUR.


En el Diario Financiero se publió la columna de Verónica Neghme el pasado 2 de Noviembre.
El Congreso de EEUU aprobó este mes tres TLC que estaban pendientes con países de la vertiente americana y asiática de la Cuenca del Pacífico: Colombia, Panamá y Corea del Sur. La administración del presidente Obama había sido reticente a este tipo de acuerdos. Pero la difícil situación económica interna de su país, así como también la actitud de los líderes sindicales norteamericanos, y la de los empresarios, lo habrían convencido que Tratados de Libre Comercio con determinados países, podrían ayudar a disminuir el desempleo, que asciende en EEUU a un 9,1%. De cara a las elecciones en 2012, Obama espera que los Tratados generen más empleo. Y es que la competitividad de la potencia norteamericana ha disminuido en varios sectores importantes, como son el acero, la industria automotriz, la metalmecánica, la electrónica, entre otros, áreas en las Corea del Sur presenta claras fortalezas. EEUU en cambio, podría ser atractivo para Corea del Sur en otros sectores, como el agrícola, un mercado consumidor de leche, arándanos, trigo, recursos que Corea no tiene. El mismo presidente Obama destacó el posible aumento de más de US$ 12.000 millones de las exportaciones estadounidenses, según cifras oficiales.
Para Colombia y Panamá, estos acuerdos tan esperados, significarán la entrada a sus respectivos países de productos norteamericanos sin aranceles, lo que tendría efectos internos en sus economías y en los mercados laborales. Las pymes han visto con temor estos acuerdos, ya que aducen, correrían mayores riesgos, de perder su cuota de mercado y, al reducir su producción, eliminarían empleos. En Colombia, se teme que un “ dumping” agrícola perjudique a miles de agricultores, a los sectores del arroz y la leche, que EEUU produce en gran escala, siendo ésta su mayor ventaja. Claramente, desde el punto de vista económico, el efecto del TLC en Colombia sería mínimo. En cierta forma, EEUU sigue siendo una economía proteccionista, porque históricamente es un país que produce de todo y su sector exportador es un porcentaje bajo de su PIB.
Pese a lo anterior, Colombia ha visto el TLC con EEUU como una oportunidad para ganar competitividad frente a países de América Latina, al igualar condiciones de acceso que tienen países como México, Chile y Centroamérica, que cuentan con TLC con EEUU. Asimismo, el TLC vendría a complementar el proceso de integración comercial con Perú , Chile, Panamá contribuyendo a afianzar el denominado “Arco del Pacífico”, esto es, la vertiente americana de la Cuenca del Pacífico, aquella que comparte sistemas económicos más afines con EEUU, en contraposición a una Argentina que se perfila como estatista con la reelección de Cristina Fernández, con un Brasil que ya actúa como potencia media hacia el mundo y un grupo de países que en la región siguen el proyecto ideológico del presidente de Venezuela. Con ello, EEUU daría una señal política fuerte a lo menos hacia una parte de la región, que se consideraba que la había dejado de lado. El TLC con Panamá pensamos que va en esta misma dirección.
Lo cierto es que EEUU, con la aprobación de estos tres Tratados de Libre Comercio, ha dado una fuerte señal política hacia países que son sus aliados claves en América Latina y en Asia. Con Corea del Sur, EEUU ha dejado claro que es un aliado clave en materia de seguridad en Asia. Lo demuestra la visita que realizara el presidente Lee Myung-bak a EEUU, en donde ambos mandatarios sellaron una firme unidad sobre cómo tratar con Corea del Norte; reafirma además, el renovado interés y la prioridad que la administración Obama le está dando al Asia, por sobre Europa, y en donde la seguridad coreana y asiática es fundamental para EEUU. Este TLC con Corea del Sur es el mayor convenio comercial firmado por EEUU desde el Nafta en 1995 y se espera que genere empleos para ambos países. Y la fuerte condena al terrorismo por los mandatarios de Corea y EEUU, es una señal clara de la alianza estratégica entre ambos países.
Verónica Neghme E.
Directora Ejecutiva
Instituto de Estudios del Pacífico y del Indico
UGM

Share Button