Subir

SEMINARIO INTERNACIONAL DE CERTIFICACIÓN EN OLIMPISMO

Con asistentes proveniente de diversos comités Olímpicos de América Latina se realizó en la Universidad Gabriela Mistral un Seminario Internacional de Certificación en Olimpismo.

La actividad organizada en conjunto con el Comité Internacional y la Academia Olímpica de Chile cuenta con la participación de Sergio Camargo Muralles, decano de la Facultad de Ciencia y Tecnología del Deporte de la Universidad Galileo; Conrado Durántez Corral, presidente de la Academia Olímpica Española; Carlos Pisani Codoceo, director y expositor experto en Cursos Avanzados de Administración Deportiva (MOSO) Management Olympic Sport Organization, del Comité Olímpico Internacional y Francisca Willson Avaria, licenciada en Historia y periodista de la Universidad Gabriela Mistral.

Pierluigi Valdatta Director de Desarrollo Estratégico UGM junto al expositor Conrado Durántez, Presidente de la Academia Olímpica Española y Rodrigo Ovalle, Director del Diplomado en Organizaciones Deportivas.

 

Daniel de la Cueva junto a Carmen Jaureguiberry, Dante Steffano, Carlos Figueroa y Pierluigi Valdatta

 

Fernando Bustillas junto a Paola Demonte, Boris Barría y Alvaro Leiva

 

Con fecha 22 de julio se publicó en El Mercurio, en Deportes una entrevista al expositor Conrado Durántez:

Conrado Durántez está en Chile: 

EL GUARDIAN DE LOS ANILLOS

Recorre el mundo defendiendo los principios del olimpismo y dando a conocer lo que para él es una “filosofía de vida”. Por estos días es el principal expositor de un seminario en la Gabriela Mistral.

Juan Pablo Salgado S.

Conrado Durántez tenía quince años, estudiaba el bachillerato en España y era uno de los más altos de su curso. Un día, en clases de educación física, su profesor le dijo que lanzara el disco. “Era una especie de lenteja grande. La tomé y fui el que más lejos llegó. Después me hizo probar con un peso (una bala) y también gané”, cuenta.

Fue su primer acercamiento con el deporte. Y no se separó más. Después fue el mejor en un torneo escolar en La Coruña, siendo la primera vez que competía. “Salí en los periódicos y me gustó. Después llegué a ser campeón absoluto español y tuve el récord de Galicia en el disco por 30 años”, agrega el ibérico, quien también se aventuró en básquetbol, vóleibol, fútbol y tenis.

El asunto no era un pasatiempo más. Tal fue su éxito, que lo seleccionaron para ir a los Juegos Olímpicos de Roma, en 1960. Pero no fue.

 “Estaba en el último ejercicio de magistrado y ya había aprobado los más difíciles. Lo dejé de lado, pero no me equivoqué, porque no hubiese conseguido nada”.

En ese minuto quizás se le pasó por la cabeza que nunca más podría estar en unas olimpíadas, aunque tuvo su revancha. Un año después, en Grecia se fundó la Academia Olímpica Internacional. Y el comité español lo mandó a Olimpia.

“Me causó tanto impacto que me metí con todo en el tema del olimpismo. Fue como una luz que me guió. Tanto así que en mi carrera judicial he seguido la cosa olímpica”, dice.

Desde ese día ha recorrido el mundo promulgando sus principios y ha escrito más de veinte libros.

¿Qué es el olimpismo?

Durántez se sorprende porque todos hablan del olimpismo, pero nadie sabe qué es. “He dicho que es una religión laica en la que el destinatario final es el ser humano. Su gran ideólogo es Pierre de Coubertin, y su principal código, la no discriminación. La definición que siempre doy es que es una filosofía de vida que usa al deporte como correa transmisora de sus postulados formativos, pacifistas, culturales, democráticos y ecologistas”.

El problema, según Durántez, es la alta competencia. “El hombre es a veces sólo un medio para ganar una medalla. Hay un síndrome de ganar a toda costa y el olimpismo se contradice con esto, porque se están creando máquinas humanas para conseguir récords. La solución es ir a los colegios. Hay que invertir en el deporte escolar, y enseñarles a competir, a ganar y a perder. Pero estamos en la época de la medallitis y es un gran error”.

“Es una idea que copiaré”

El “Seminario Internacional de Certificación en Olimpismo” comenzó ayer en la Gabriela Mistral, y se extenderá hasta el viernes. “Es una idea fantástica, que tiene el apoyo del Comité Olímpico Internacional. La gente sabe de deportes, pero casi nada de olimpismo. La idea es dar una visión concreta y mostrarle a la gente lo que es”, explica Durántez.

 

Y sigue: “Han tenido el acierto de situar el tema en el lugar que se debe. Este fenómeno nació al amparo y cobijo de la Universidad de La Sorbonne, cuando Coubertin lanza la proclama restauratoria del movimiento olímpico, el 26 junio de 1894. Y ahora vuelve a la universidad”.

 

Por eso, Durántez tiene cifradas muchas esperanzas. “Es una pauta que marca un inicio y una idea que copiaré. En el próximo congreso Panibérico será un tema a discutir”.

Sus recuerdos de los Juegos

Como miembro de la Comisión Cultura del COI, y presidente de la Asociación Panibérica de Academias Olímpicas, de la Academia Olímpica Española y del Comité Español Pierre de Coubertin, Durántez ha estado en siete Juegos Olímpicos.

 “Los que más me han gustado, dejando a un lado los de Barcelona, por ser español, son los de México, en 1968. Se le criticó por ser un país en vías de desarrollo, pero se volcó, y lo hizo muy bien. También fueron muy buenos los de Sydney. ¿Los peores? Los de Atlanta, porque sentí que la cosa olímpica estuvo ausente, nadie sabía lo que pasaba. Además, el año 96 era el del centenario olímpico, y una de las candidaturas más fuertes era Atenas. Cuando iban a dar el veredicto, en Grecia estaban todos esperando la decisión. Después de que se nombró a Atlanta, la decepción fue inmensa”. 

 

 

Share Button