Subir

Seminario: “La persona es siempre fin, nunca un medio”

En el seminario de Filosofía de la Persona del Instituto Persona y Cultura de nuestra Universidad, Antonio Amado profesor de metafísica de la Universidad de los Andes, expuso sobre Metafísica de la Persona.

La conferencia, que tuvo una gran participación y concurrencia de académicos, alumnos y ex alumnos de la UGM, se centró en los fundamentos que llevan a la consideración metafísica de la persona. Para ello, Antonio Amado centró la exposición en dos cuestiones. Primero, en la distinción persona y hombre, pues “todo concepto debe expresar lo que significa de modo preciso”. Segundo, en la precisión de la dignidad específica de la persona, pues no es lo mismo hablar de la dignidad a partir de nuestra consideración como seres humanos que a partir de una consideración en tanto seres personales. En efecto, “todo ser humano tiene dignidad en tanto humano. Sin embargo, también hay otra dignidad, no a partir de lo común, sino a partir de lo que tenemos de únicos…esto es en cuanto somos personas”.

Este carácter único se puede dar en dos direcciones al intentar identificarlo en el hombre: a partir de la materia o a partir de su unicidad desde una naturaleza común. Y es desde este aspecto que se toma el concepto de ser personal. He aquí la causa de la mayor dignidad del sujeto.

Es precisamente por ser un ser personal, único e irrepetible, que también lo que deviene de él lo es también…como sus actos. En efecto, el profesor abordó lo que ocurre con los actos humanos en torno a esta precisión afirmando que, por dicha individualidad, también son dueños de sus actos. Es decir, la raíz de los mismos se halla en ellos, no en algo exterior. “Al ser dueños de sus actos, significa que en él está el origen.

Aprovechó la instancia para recordar brevemente la historia del concepto, aludiendo a que fue el aporte teológico, específicamente en la discusión en torno a la persona de Jesucristo en el Concilio de Calcedonia, el que aportó a la filosofía de herramientas para poder dilucidar la cuestión aquí planteada.

Finalmente, terminó citando a Santo Tomás quien define a la persona como “lo que es perfectísimo en toda la naturaleza”.

Share Button