Subir

Una Corea unificada se convertiría en la segunda economía mundial en 2040

By Santiago Castillo

Pese al cansancio y a la rutina diaria sobre el tema de la unificación, todavía hay un porcentaje considerable en la sociedad surcoreana a favor de la unión, pero ese porcentaje está condicionado al precio que hay que pagar por la unificación, sobre todo cuando el escepticismo entre los surcoreanos ha ido incrementándose, sin embargo, al menos un 70 por ciento de la población surcoreana no estará a favor de la unificación si no es beneficiosa, afirman expertos en asuntos coreanos.

De esta forma, manejar cifras sobre una hipoteca unificación son bastantes complicadas, pero el nivel de vida de la sociedad surcoreana se mermaría, ya que el dinero que pudiera proporcionar el Gobierno de Seúl sería insuficiente y ello supondría la creación de una ayuda (impuesto o fondo especial) para pagar esa unificación, que, según fuentes del Ministerio de Unificación, rondarían unos 55 billones de dólares como mínimo.

Lo que está claro, así lo reconocen analistas en asuntos coreanos, que para que llegue esa añorada unificación de la península coreana, el régimen norcoreano, cuyo nuevo líder, Kim Jong-un, sabe de las penurias y miserias por las que atraviesa su país, tendrá que llevar a cabos proyectos y cambios ya no sólo encaminados a una futura Unión sino a mejorar el nivel de vida de los 24 millones de norcoreanos.

En este sentido, es vital lograr una confianza plena entre las dos Coreas, así como que Corea del Norte obtenga una renta per cápita de unos 3.000 dólares para elevar su nivel de vida y favorecer así el desarrollo de la sociedad norcoreana con tímidos avances políticos-sociales con un considerable desarrollo económico.

Incluso en Corea del Norte se podría aplicar el Movimiento Saemaul que tanto resultado dio en los años sesenta a Corea del Sur bajo la presidencia de Park Chung-hee (1961-1979) y que contribuyó al desarrollo económico-social de todo el país y que hoy día se puede considerar que fue el pilar de la actual Corea como una potencia económica e industrial con una renta per cápita de unos 32.000 dólares, mientras que su vecina del Norte está en torno a los 1.200 dólares.
Corea del Sur puede y debe ayudar a Corea del Norte para lograr estos objetivos, pero previamente cualquier gobierno surcoreano exigirá antes a Pyongyang la desnuclearización de país compensado con inversiones de todo tipo y fuertes inyecciones económicas.

Corea del Norte no conoce la democracia, no sabe nada de nada y menos de normas políticas, de ahí la importancia del régimen de Kim Jong-un de acudir a las negociaciones a seis bandas (las dos Corea, Japón, Rusia, China y EEUU), suspendidas desde 2008, para desnuclearizar la península coreana y ver cómo se puede ayudar económicamente al país, a la vez de garantizar que esa ayuda termine en manos del pueblo norcoreano.
Se está dando la paradoja que en el caso de que hubiera una unificación de la península coreana habría que trabajar mucho para recuperar la idoneidad entre las dos coreas y más cuando tras 67 años de división los problemas del idioma, es decir, el coreano en el Norte puede estar sufriendo grandes secuelas por la inexistencia de cánones que cuiden la lengua, resaltaron responsables de Ministerio de Unificación de Corea del Sur.

Al mismo tiempo, hay ciertos sectores del empresariado surcoreano que ven con cierta inquietud como los recursos importantes de Corea del Norte, sobre todo los minerales, los estén explotando los chinos. Pero Corea del Sur no deja de ayudar al régimen de Pyongyang, sobre todo cuando ya hay 123 empresas surcoreanas en Corea del Norte con 50.000 norcoreanos trabajando y más de 400 millones de dólares anuales de beneficios, además del complejo industrial intercoreano de Kaesong, ubicado en el Norte pero con capital surcoreano.

Sin embargo, hay una serie de problemas que no pueden seguir sin solución, entre los que hay que destacar el drama de los refugiados (24.000, según cifras surcoreanas), las familias separadas (unos diez millones de personas), además de los numerosos incidentes ocasionados por el régimen comunista norcoreano como el hundimiento de la corbeta Cheonan en 2010 que causó 46 muertos.
Asimismo, hay que añadir a estas dificultades el chantaje constante para conseguir sus objetivos o las pruebas nucleares en 2006 y 2012 y los distintos lanzamientos de satélites, además de la hambruna que aún hay en el país, reconocen los analistas en asuntos coreanos.

No obstante, esa Corea unificada, que se convertiría en la segunda economía mundial en el periodo de 2040-2050, tras los estudios efectuados por distintos organismos económicos mundiales, es imposible si antes no se da la confianza necesaria entre las dos partes y desde esta premisa arrancar así las bases de una relación que conduzca a una sola Corea, la cual nadie quiere que se haga de la misma forma en que se produzco la reunificación alemana.
En realidad, no sólo la “guerra fría” sigue existiendo en este rincón del nordeste asiático, donde transita casi el 70 por ciento de la economía mundial, sino que aquí también se da la primera dinastía comunista del mundo con el fundador del Corea del Norte, el “gran líder”, Kim Il-sung (1945-1994), luego le sucede su hijo, el “amado líder”, Kim Jong-il (1994-2011), y la dinastía se perpetúa con la llegada del nieto e hijo de los dos Kim, el “brillante comandante” (líder supremo), Kim Jong-un (2011).

De momento, no habido grandes cambios tras la muerte de líder Kim Jong-il, en diciembre pasado, pero las cosas en su conjunto con Kim Jong-un están algo mejor, incluso se dan ciertas aperturas de actividades económicas privadas –pero lentas- al estilo chino, aunque la frontera norcoreana con China esta siendo mucho más vigilada que antes con el objetivo de evitar la huida de refugiados.

El régimen de Kim Jong-un sabe que China, que proporciona el 90 por ciento del combustible que consume Corea del Norte, nunca va a fallarle pero también sabe que cualquier cambio de “status quo” en Corea del Norte debe llevar el visto bueno de Pekín, incluso los nuevos dirigentes que gobernarán China a partir de 2013 desean dar una dar una solución definitiva al conflicto coreano.

http://www.elmundofinanciero.com/noticia/7560/Analisis-y-Opinion/Una-Corea-unificada-se-convertiria-en-la-segunda-economia-mundial-en-2040.html

Share Button