Volver atrás

erikEl impuesto de tasa plana o “Flat Tax” fue propuesto en 1983 por Robert Hall y Alvin Rabushka para reemplazar el Impuesto a la Renta convencional. Este impuesto simplifica en forma asombrosa los cálculos necesarios para poder cumplir con el impuesto a la renta, y permite reducir fuertemente la evasión y la elusión. Su administración es muy simple y actúa básicamente en base a retenciones. Esto permite generar la misma recaudación, con tasas de impuesto significativamente más bajas que los impuestos progresivos a la renta, mejorando la eficiencia y equidad del sistema. Este impuesto grava básicamente el consumo, por lo que genera máximos incentivos al ahorro y a la inversión. Hay una sola tasa que grava todos los ingresos, por lo que todas las categorías de ingreso son gravadas en forma pareja. Esto es la esencia del impuesto de tasa plana.

Dejar a los sectores relativamente más pobres exentos del impuesto a la renta, es uno de los principios básicos de todas las reformas tributarias. Esto se logra dejando exento del impuesto a la renta un monto generoso de ingreso. Todos los ingresos por encima de ese nivel son gravados a la tasa plana. Esto permite generar un impuesto progresivo, simple y eficiente.

Para leer la columna completa, haz click aquí.

 

Columna publicada en El Diario Financiero,
por Erik Haindl.
Fecha: 05 de septiembre de 2017